What if…los Brooklyn Nets

Actualizado mayo de 2017

Que acertar en un draft es complicado es algo que todos tenemos claro en el mundillo de la NBA, que las prisas son malas consejeras también y que Brooklyn Nets ha sido el paradigma de todo lo que no se debe hacer para competir en la mejor liga de baloncesto también.

Desde que comenzara el ambicioso proyecto de Mikhail Prokhorov, por los Nets han pasado nombres ilustres como Deron Williams, Joe Johnson, Kevin Garnett o Paul Pierce. Otrora estrellas pero que con los colores de los Nets -los viejos y los nuevos para Deron- no han terminado de dar el do de pecho y han tenido a los Nets con una de las masas salalariales más altas de la liga pero lejos de ser candidatos a nada.

Un cuarto puesto del Este es el máximo logro de una franquicia que ha estado varios años con su Big Three – Deron, JJ y Brook Lopez- en el top de mejor pagados de la NBA y que ha tenido que amnistiar a Deron y Joe Johnson porque no ha habido manera de que nadie quisiera contar con ellos por el salario que Prokhorov les pagaba. El problema añadido es lo que Brooklyn podía haber sido de quedarse las rondas del draft que regaló y lo que ha acabado siendo. 

DERON WILLIAMS 

El base fue la primera piedra del proyecto de los Nets. Fichado en 2011 de los Utah Jazz, Deron Williams era sin duda alguna uno de los mejores bases de la NBA y, para muchos, de hecho el mejor.

Deron pagó el pato de ser el primero en llegar a los nuevos Nets de Prokhorov y vivió en New Jersey una mala temporada a la espera del ansiado traslado a Brooklyn.

A cambio de Deron, los Nets enviaron a Salt Lake City a Devin Harris y Derrick Favors, las dos estrellas que tenían en aquel momento junto a Brook Lopez y por si fuera poco, el pack se acompañó de dos rondas del draft que finalmente fueron Enes Kanter (ahora en Oklahoma y 3 en 2011) y Gorgui Dieng (ahora en Minnesota).

El pívot otomano era una primera ronda no protegida -fue finalmente un número 3- pero el senegalés de los Wolves era una primera ronda protegida por lo que el traspaso fue a todas luces una locura en su día y más con el paso del tiempo. Pero aún quedaba más.

Aquella última temporada en New Jersey estuvo marcada por el lockout – Deron Williams jugaría en Turquía unos meses- y los Nets ganaron solo 22 partidos, el 33% de la temporada ya que perdieron el doble -44-. Deron Williams demostró estar al nivel de la transacción y acabó el año con 21 puntos y 8.7 rebotes.

GERALD WALLACE 

Crash Wallace fue siempre actor secundario en los Nets. Llegó cuando aún estaban en New Jersey -jugó 16 partidos promediando 15 puntos- y fue un complemento más que interesante a partir del año siguiente cuando ya estaban en Brooklyn. Tras liderar el proyecto de los Charlotte Bobcats, Gerald Wallace buscó un proyecto con un papel más secundario -más acorde a su rendimiento a simple vista- y se fue a Portland de donde fue traspasado a los Nets, que enviaron a cambio a Shawne Williams y Mehmet Okur más dos primeras rondas del draft de las que salió un base de Oakland llamado Damian Lillard y que cambió el rumbo de los Blazers ya desde su año rookie.

Lejos de rendir en Brooklyn, el siguiente giro de los acontecimientos en el Barclays acabó con él como moneda de cambio tras año y medio decepcionante en el que solo anotó 7 puntos de media.

JOE JOHNSON 

Uno de los mejores clutch players de la NBA cuando llegó…pero también 35 uno de los jugadores más sobrepagados de la historia de la NBA. Ha sido amnistiado este año tras cobrar por encima de los veinte millones de dólares las últimas tres campañas. Su rendimiento fue cayendo en picado y los Nets tardaron algo más de un año en amnistiarle tras colocarle el cartel de transferible y asumir que a ese precio (23,000,000$) nadie iba a pujar por él.

Joe Johnson fue la segunda gran estrella de un proyecto ya asentado en la Gran Manzana y que quería dejar de ser el hermano pobre de Nueva York de la mano de Deron, Joe Johnson, Humphries o Brook Lopez. Consiguieron plantar cara a los Knicks pero no llegó a promediar más puntos que millones cobraba en ningún año.

A cambio de Joe Johnson, los Nets dejaron marchar los expiring contracts de Anthony Morrow, Jordan Farmar y Johan Petro, la primera ronda de Houston en 2013 que fue para, paradojas de la vida, el base suplente de los Nets el año pasado -Shane Larkin- y las segundas rondas de 2014 y 2015.

La campaña 2012-2013 fue clasificatoriamente la mejor de la franquicia desde que está en Brooklyn. Los Nets acabaron cuartos de la Conferencia por detrás de Miami (66 victorias), New York (54) y empatados a victorias con los Pacers pero con peor porcentaje que Indiana que no jugó un partido en Boston debido a los atentados que sufrió la maratón de la ciudad.

Avery Johnson comenzó el año como ténico del mes y pareció enterrar definitivamente la irregularidad de los Nets pero fue espejismo ya que fue despedido tras veintiocho partidos en los que empataba a victorias y derrotas: catorce. Eso desató que incluso LeBron James pusiera en cuestión el rumbo de la franquicia al tuitear su sorpresa cuando se enteró de que Johnson -Técnico del mes por aquel entonces-hubiera sido despedido.

Con PJ Carlesimo el equipo siguió siendo irregular y el resultado fue un duelo de primera ronda contra los Chicago Bulls y una durísima derrota en siete partidos.

Será difícil olvidar aquella serie que nos regaló un 134-142 en el cuarto partido para los Bulls. Brooklyn se levantó y empató la serie ganando el sexto en el United Center pero cayó en casa el 4 de mayo en el séptimo víctimas del dúo Noah y Belinelli que acabaron con 24 puntos cada uno. En aquellos Bulls, por cierto, faltaba Derrick Rose que fue objeto de innumerables rumores de regreso pero que se pasó la campaña entera de baja.

Tras haber gastado dinero -y picks- el mejor de los Nets fue Brook Lopez con 19,4 puntos y casi 7 rebotes por noche. Deron con 19 puntos y 7 asistencias y JJ con 17 puntos, estuvieron por detrás en el estreno de Brooklyn.

THE TRUTH 

Parecía imposible que Paul Pierce saliera de Boston hasta que aparecieron los Nets. La imagen de aquel traspaso no fueron sin embargo Pierce, Garnett y Terry vestidos de negro en su presentación, o no la única al menos.

La otra cara de la moneda, los Humphries, Brooks y Gerald Wallace vestidos de verde con cara de pocos amigos en el TD Garden de Boston dieron la vuelta al mundo casi tanto como la histórica imagen de Pierce con los colores de una franquicia que no eran los Celtics.

Por si fuera poco con cambiar tres jugadores por otros tres, los Nets metieron en el pack la primera ronda de los Hawks de 2014 que fue para James Young y dos primeras rondas no protegidas para el draft del pasado verano -Jaylen Brown- y del de 2018.

El resultado de la temporada fue peor que el anterior. Los Nets ganaron los cuatro partidos de la temporada regular a los Miami Heat -bicampeones de la NBA en ese momento- pero no fueron rival en los playoffs para los de Florida.

Tras ganar 49 partidos en la 2012-13, los Nets le dieron las riendas a Jason Kidd que se había retirado ese mismo verano. La temporada no comenzó como se esperaba y cuando la corbata le apretaba Kidd se la quitó y los Nets comenzaron a ganar. Empezaron 5-14, llegaron a ir 11-21 y no fue hasta el 5 de marzo cuando los Nets tuvieron récord positivo (30-29) tras cuatro victorias consecutivas.

Cerraron el año con 20 victorias y 11 derrotas tras el All Star y fueron uno de los equipos más en forma en el tramo final. Fueron sextos tras dos derrotas en las dos últimas noches para evitar cruzarse con los Chicago Bulls (Washington les ganó 4-1) y acabaron jugándose la vida con Toronto en una eliminatoria que hizo más grande la leyenda de Paul Pierce.

Al final y tras el 4-3 a los canadienses, perdieron los dos primeros partidos de manera clara en Florida, ganaron el tercero pero cedieron el cuarto (102-96), condenándose.

El resultado de todo este despropósito fue que Jaylen Brown (pick 3) acabó en los Celtics y que a pesar de ser el peor equipo de la NBA este año, el pick de los Nets también se iría para Boston. Con la lotería ya hecha, ese pick de los Nets/Celtics será el número 1, el primer en elegir en un draft que apunta alto y donde los del Garden podrán elegir a Markelle Fultz, la última piedra del traspaso de Pierce y Garnett.