Mark Cuban es el principal azote de Russell Westbrook en la NBA. Hace un año dijo que el base de UCLA no era una superestrella y Westbrook respondió bordeando el triple-doble ante los Mavericks en el quinto partido de la serie de playoffs entre ambos equipos y este año fue más allá y dijo que el de los Thunder no merece el MVP.

Para gustos ya se sabe que están los colores pero lo que no admite discusión es que anoche Russell Westbrook respondió como mejor sabe: en la cancha. El 0 de los Thunder completó su 37º triple-doble de la temporada y se queda a solo 4 de los 41 que son récord en la historia de la NBA y por si fuera poco, anotó el tiro ganador del partido para certificar una impresionante remontada sobre la bocina.

OKC se llevó el duelo en Dallas por 92-91 con un parcial de 14-0 en los últimos 3:30 de partido. En ese período de tiempo, Westbrook anotó 12 de los 14 puntos de los Thunder con 5/9 en tiros de campo, cogió un rebote y forzó la pérdida de JJ Barea en los últimos segundos que le permitió tener tiro para ganar. Y lo metió, claro.