Underdog green

Los Boston Celtics vuelven a liderar la NBA después de una temporada gris y la marcha de Kyrie Irving el pasado verano. Cuando los focos apuntan a Milwaukee Bucks, Philadelphia 76ers o Toronto Raptors, el orgullo verde vuelve a brillar como antes del fichaje del ahora base de los Brooklyn Nets. A los Celtics les encanta la etiqueta de underdog, queda claro.

Después de comenzar la temporada con una derrota, los de Brad Stevens han logrado nueve victorias de forma consecutiva de la mano de Jaylen Brown y Jayson Tatum, los jugadores llamados a dar el salto después de la salida de Irving. El único dato en el que los Celtics lideran la NBA (9-1) después de caer en Philadelphia son las pérdidas con solo 10 por partido. Además son top ten en porcentaje de tiros libres y de tres con cuatro jugadores promediando por encima de los 18 puntos, un parámetro que les sitúa como el mejor de la liga.

El factor Kemba

Tatum y Brown han superado el Mundial de China y están demostrando lo que hicieron cuando Kyrie se lesionó hace dos temporadas y lo que no pudieron demostrar el curso pasado con el base sano en la postemporada pero el factor diferencial, además del buen nivel de Hayward post lesión, es Kemba Walker.

Liberado de tener que tirar del carro del equipo en solitario como hacía en Charlotte, el base de UConn se va hasta los 25 puntos sumando una buena cantidad de rebotes para un base -5- pero con menos asistencias de las que un guard debería aportar -poco más de cuatro con dos pérdidas-. Boston es el equipo con el mejor rating ofensivo de la liga y también el equipo que, lógicamente por lo dicho antes, mejor % de pérdidas presenta por cada 100 posesiones.

El 8 de los nuevos Celtics anota un poco menos que su último año en Charlotte -élite de la liga en un paisaje desangelado que habría sido duro de ver sin él- pero tira también menos y mejor con una carga de minutos menor. Juega a su favor el regreso a Gordon Hayward.

Toni Alcantara is back

Si has visto a los Celtics en Movistar+ sabrás al momento quién es Toni Alcántara y si has visto a los verdes este año sabes que la mejor noticia es el regreso a su nivel de Gordon Hayward después de su terrible lesión hace dos temporadas y su año de transición la pasada temporada. Será baja las próximas 4-6 semanas por una fractura en la mano pero antes de la lesión volvió a los 18 puntos con un 60% de tiro de campo eficiente. Casi nada.

Boston aceleró su proceso cuando llegó Isaiah Thomas en febrero de 2015 y con el pequeño base de Tacoma volvió a unas finales del Este. Cuando los focos apuntaron a ellos con Hayward, Horford y Kyrie Irving decepcionaron el año pasado pero ya sin el 11 y con los medios dirigiendo sus apuestas en otros destinos, el orgullo verde brilla más, luce más.

Lo mismo pasó con la terrible lesión de Hayward e Irving. Cuando muchos les dieron por muertos, se mostraron más vivos y combativos y llevaron a LeBron a siete partidos.