Kawhi Leonard Memphis

Los San Antonio Spurs esta madrugada pasaron por encima de los Memphis Grizzlies y lograron una contundente victoria en una de las canchas más complicadas e incómodas de la NBA (83-103). Los tejanos estuvieron liderados por un Kawhi Leonard en “modo All Star” (27 pts, 8 rebs y 3 rebs) y que consiguió un nuevo récord personal en triples en un partido (7, con un 77% de acierto). Tony Parker tuvo el peso anotador de su equipo en la primera parte y dominó plenamente el ritmo del choque (17 pts y 5 rebs), y LaMarcus Aldridge (18 pts) ofreció su mejor versión en el segundo tiempo y fue vital para que los Spurs se distancias en definitivamente en el tercer cuarto. San Antonio volvió a dar una lección en defensa y demostró que, de momento, son los mejores de la liga en esta faceta (88,5 pts)

Por su parte, los Grizzlies solo pudieron plantar cara en el primer cuarto. Los locales fueron a remolque el resto del partido y se volvieron a estrellar con el muro defensivo de los Spurs (82,5 pts en sus dos partidos de esta temporada contra los tejanos). Marc Gasol, sin mostrar su mejor nivel, fue el mejor de su equipo (15+8). El choque empezó con un ritmo muy directo y eficaz de Memphis que pronto les dio sus frutos (9-2, min 3). San Antonio cortó la hemorragia gracias al acierto de Parker en los primeros compases (4 pts y 4 rebs) y recortó distancias (11-8).

Sin embargo, los Grizzlies seguían muy finos y en la pintura Zach Randolph (6 pts y 2 rebs) le ganaba claramente la partida a LaMarcus Aldridge (ambos jugadores se perdieron el primer duelo de la temporada entre los dos equipos). Con la entrada de Manu Ginóbili y David West los Spurs ganaron dinamismo ofensivo y se pusieron por delante en los últimos instantes del primer cuarto (19-20), pero fue Memphis quien terminaría por encima al final de los 12 minutos iniciales gracias a dos tiros libres de Chalmers (21-20).

El segundo asalto arrancó con la misma tendencia que la del final del primero, los tejanos aumentaban poco a poco su diferencia de la mano de los triples de Ginóbili. Gregg Popovich, el coach de los Spurs, realizó un movimiento táctico sorprendente, ya que cambió a 5 jugadores de golpe y dio entrada a todos los titulares. El experimento de “Pops” pronto cuajó y San Antonio endosó un 8-16 de parcial a su rival con el que abría brecha (29-36). En esos momentos el amo, dueño y señor del partido era Tony Parker. El francés asumió el papel de líder de los Spurs y recordó al mejor Parker de otros años. “El playmaker” manejaba a sus anchas el ritmo del encuentro y castigaba a sus rivales con sus rápidas penetraciones, “marcas de la casa”, y con su tiro de media distancia. Todo esto originó que nos fuéramos al descanso con una sólida renta visitante (36-45).

Con el paso a los vestuarios, los tejanos no se enfriaron, todo lo contrario. Leonard salió muy enchufado y anotó dos triples seguidos, que vaticinaron la fina muñeca de Kawhi desde esa distancia a lo largo de toda la segunda parte, con los que Spurs estiraban su renta por encima de los 10 puntos (36-51). Memphis se metió en el choque a través de la defensa (2 tapones seguidos de Marc Gasol) y endosó un 7-0 de parcial a San Antonio (43-51, min 28). Sin embargo, esa reacción fue un espejismo y los Spurs pronto olieron las debilidades de su oponente, circularon mejor la bola y pusieron la sexta marcha para lograr importantes ventajas en el marcador (46-65). Si en el primer tiempo el protagonista era Parker, en el tercer cuarto se repartió el papel de líder ofensivo que cayó en manos de Aldridge y Leonard. El primero de ellos dejó a un lado su desacertada primera parte y castigó a Randolph con su “propia medicina”, desde posiciones interiores.

LaMarcus anotó 10 pts en ese período, un punto menos que Leonard. El alero estuvo sensacional tanto en defensa como en ataque y volvió a exhibir su impresionante polivalencia para el juego. El tercer cuarto finalizó con una ventaja casi definitiva para San Antonio (57-74) y dejó un dato demoledor: 21 pts entre Leonard/Aldridge, misma cifra de puntos que Memphis en ese cuarto.

El último cuarto comenzó de la misma manera que el tercero, es decir con el espectacular acierto de Leonard desde la línea de tres puntos. La estrella californiana de los Spurs enchufó 3 triples seguidos con los que se decidió definitivamente el partido (64-87). Los últimos minutos sirvieron para que ambos entrenadores dieran entrada a sus jugadores menos habituales y el choque concluyó con una contudente victoria de los San Antonio Spurs (83-103).
Los Spurs siguen la estala de los Warriors y se mantienen en la segunda posición de la Conferencia Oeste con un balance de 16-4. Por su parte, rompe su racha de dos victorias seguidas y se queda con un balance de 11-9.