Foto de Eurosport.fr

Excluido del Tour de Francia por supuesto dopaje en las temporadas 2011 y 2012, Roman Kreuziger vio la luz al final del túnel el pasado mes de septiembre cuando el comité olímpico de su país -la República Checa- le absolvió de los cargos de dopaje. El COC no pudo confirmar los indicios de dopaje con las pruebas aportadas por los organismos ciclistas.

Las anomalías encontradas en su pasaporte biológico cuando corría -y lideraba- en Astana hicieron que la Unión Ciclista Internacional optara por apartarle del calendario ciclista incluyendo el Tour de Francia del pasado año en el que estaba llamado a ser un escudero de lujo para Alberto Contador tras ser quinto el año pasado.

Es por ello que tanto la Unión Ciclista Internacional como la Agencia Mundial Antidopaje ha recurrido la absolución de Roman Kreuziger por el organismo de la República Checa.