Toronto se rehace y empata la serie con Indiana



Un enorme Jonas Valanciunas (23 puntos y 15 rebotes) se erigió en el líder de los Toronto Raptors en el Game 2 de la serie contra los Indiana Pacers. Como ya sucediera en el primer partido que se llevó Indiana del Norte, el pívot lituano fue un auténtico dolor de cabeza para los de Vogel que vieron cómo Ian Mahinmi o Myles Turner eran incapaces de parar la sangría reboteadora.

Ante la mala tarde –otra vez- de Kyle Lowry y DeMar DeRozan que se combinaron para 9 canastas de 31 intentos, los Raptors tiraron de Valanciunas, Cory Joseph (16 puntos) o Patrick Patterson (14). El base canadiense repitió el patrón del partido del sábado y dio buenos minutos de descanso a Kyle Lowry que acabaría con 18 puntos con 4 de 13 en tiros de campo pero un inmaculado 10/10 desde la línea de personal.

En el otro bando, Paul George (23) y Monta Ellis (15) se combinaron para 38 puntos y un buen 3/5 en triples. El problema de los de Vogel fueron el resto de compañeros que lanzaron desde la distancia y es que salvo Stuckey (1/1) el resto fueron incapaces de dar con la red hasta acabar con un 0 de 14 entre George Hill, CJ Miles o Ty Lawson.

Indiana comenzó el partido repartiendo golpes y con ventajas mínimas (4-6) pero entonces apareció Valanciunas. Ante la absoluta pasividad de Mahinmi, el lituano se colgó en varias ocasiones del aro de los Pacers hasta dejar el marcador en un 21-7 que fue una losa insalvable para unos y un colchón de seguridad para los otros. La renta llegó a ser de +18 (40-22) en el segundo cuarto pero Indiana se rehizo de la mano de George para irse solo cinco abajo (53-48) al descanso.

Con la sombra de un posible 0-2 asomando, los Raptors apretaron y no dejaron repetirse el guión del Game 1 cuando Indiana asaltó el Air Canada Centre en el segundo tiempo. Manejaron ventajas de casi 10 puntos durante el tercer cuarto y regresaron a los +18 en el cuarto. Los Raptors respiran por la victoria y ven la luz con Valanciunas destrozando a Indiana pero el tercer cuarto de Lowry y DeRozan dejó varias imágenes para el desconcierto como el 10 fallando un triple que no tocó ni aro y un alleyoop y el base con malos tiros.

Toronto empata la serie y viaja a Indiana con ganas de revancha y de recuperar el factor cancha en un pabellón donde ganó con holgura –y con suplentes- hace unas semanas de la mano de Powell.