The Last Dunk

The Last Dunk

«Alonzo Mourning estuvo años sin hablarme después de ponerle en el póster»

Desde que paró el baloncesto por culpa del Covid-19, lo más cercano que hemos estado de la NBA han sido las horas -bien- invertidas delante de la tv viendo «The Last Dance», el documental del último con los Bulls de Michael Jordan que acabó con el icónico «The Last Shot». Ahora sabemos que la liga volverá y, más importante aún, sabemos cómo, cuándo y dónde. Y tenemos una mala noticia.

Suena parecido a Last Dance pero me refiero a otro mito cuando hago alusión a The Last Dunk porque la NBA se queda huérfana en su regreso sin poder despedir como merece a un jugador icónico, el primer culpable de que miráramos hacia Canadá en los noventa y un matador como pocos ha habido en la historia y ninguno durante sus veinte años en la liga. El regreso de la NBA manda de vacaciones  a los Atlanta Hawks y es una mala noticia porque no vamos a ver a Trae Young hasta la próxima temporada pero es aún peor porque Vince Carter se retira lejos de los focos y sin poder hacerlo de corto. Para el recuerdo quedará su última canasta que, cosas de la vida, no fue un mate sino un triple y eso que con 40 años seguía pudiendo matar y había abierta una iniciativa para que volviera una última vez al concurso de mates que él ayudó a engrandecer en su día.

Vinsanity se retira sin un anillo y con ocho camisetas defendidas en la liga y con un pequeño pero. Me habría gustado verle en el concurso de mates porque si con casi 40 y con pantalones y camisa podía seguir matando, algo nos habría regalado pero me habría gustado aún más verle despedirse en Toronto y con los Raptors. Hace no tanto que se reconcilió con la que fue su primera afición en la liga y el vídeo de Carter llorando mientras el pabellón de Toronto le aplaudía a rabiar.

Fue en 2014 cuando Vince visitó a los Raptors con la camiseta de los Memphis Grizzlies y después de un tímido abucheo, la afición reconoció a un emocionado «Air Canada» al que se le podía leer un «wow» en los labios mientras tenía que limpiarse una lágrima que caía.

Carter fue homenajeado en Toronto durante las últimas finales en las que ya hacías las veces de comentarista pero ese homenaje llegó con otros mitos de la franquicia como Dell Curry -que iba con los rivales en aquellas series, claro-.

Vince Carter se retira y lo hace sin poder hundirla una última vez. Es una pena porque lo que viene a continuación bien merecía un último vuelo. Quizás no fue el mejor jugador de la NBA pero, sin duda, es uno de los que más ha ayudado a la expansión de la liga por todo el globo porque la liga es espectáculo y en eso sí, Vince era de los más grandes. 

Más de 25,000 puntos no pueden ser casualidad, se marcha siendo el 19º máximo anotador de la historia y compitiendo con jugadores que no habían nacido cuando él fue drafteado en 1998.

PD: Carter se retira sin anillo y sin pisar unas finales pero siendo el único jugador de la historia de la NBA en haber jugado en cuatro décadas diferentes después de estrenarse en 2020 en una victoria en Indiana. Los 90, los 00, los 10…y ahora los 20.