Sueño roto

Sueño roto

La lesión de Victor Oladipo de la que todavía no conocemos el alcance ha roto en pedazos el sueño de los Indiana Pacers, la modélica franquicia que pasó de tankear cuando Paul George se rompió la pierna y también cuando Trece se marchó hacia Oklahoma. Gran parte de aquel segundo capítulo la tuvo el escolta que ayer se lesionó de gravedad poniendo a toda la NBA en vilo. El propio George fue uno de los primeros en tuitear su apoyo a Dipo.

Victor Oladipo está a la espera de pruebas para confirmar la gravedad de una lesión que podría tenerle fuera de las pistas hasta el training camp de la próxima campaña. A pesar de la grave lesión de su estrella, Indiana se impuso anoche a Toronto en un duelo de altos vuelos en el Este en el que tampoco estuvo Kawhi Leonard aunque en su caso fue por descanso. Los Pacers ya saben lo que es jugar sin Oladipo y lograron buenos resultados pero el shock de la lesión del 4 amenaza con destrozar el sueño de un equipo que lleva dando la cara en la primera ronda del Este tres años seguidos a pesar de no haber logrado eliminar a Toronto ni a LeBron James. Fueron el primer equipo en la carrera de King que le llevó al séptimo partido de una primera ronda el pasado año y con las llegadas de Tyreke Evans, Doug McDermott y Kyle O’Quinn, los del Bankers pasaron a ser candidatos con todas las letras.

Con el equipo completo y la ventaja de campo, las finales del Este eran una posibilidad.

Oladipo era un All Star, Sabonis candidato serio al Sixth Man of The Year y el equipo tenía un roster completísimo con una base ya asentada tras los éxitos del año pasado. Ahora todo ha cambiado. Indiana tendrá que partirse la cara para ser cabeza de serie del Este -son terceros a 2,5 partidos del líder del Este y a la misma distancia del quinto- y ahí puede radicar su éxito. Con el equipo completo y la ventaja de campo, las finales del Este eran una posibilidad. Con Oladipo lesionado, pasan a ser una heroicidad.

Ha caído Oladipo y el testigo debe recogerlo Tyreke Evans que llegó para esto 

El equipo ha sufrido lesiones graves en lo que va de década y todas ellas han sido siempre de los hombres clave aunque el equipo salió reforzado. Primero fue Danny Granger el que cayó cuando era el mejor jugador del equipo y ahí apareció Paul George, el siguiente lesionado. Se rompió la pierna con el Team USA y el equipo se quedó fuera de playoffs por primera vez a pesar de acabar novenos empatados con los Nets en el octavo puesto. Ahora ha caído Oladipo y el testigo debe recogerlo Tyreke Evans que llegó para esto. 

Con Collison, Joseph, Bogdanovic, Evans, Young, Sabonis y Turner jugando al nivel que están, McMillan puede estar tranquilo porque el equipo va a acabar -salvo hecatombe- entre los cinco primeros del Este aunque este año parecía factible avanzar en la postemporada por primera vez desde 2014 donde alcanzaron las finales del Este por segundo año consecutivo.