Sergio y Rudy durante un choque de la temporada 2008-09

fernando martin portlandDesde que Fernando Martin llegara a la NBA como un pionero, hay una franquicia que ha apostado fuertemente por el producto español. Más allá de los Raptors, Grizzlies y los Bulls donde coincidieron en diferentes épocas dos españoles a la vez con Garbajosa y Calderón, Gasol y Navarro y el propio Pau y Mirotic, hay una franquicia que habla castellano por encima del resto: los Spanish Trail Blazers.

Primero fue Fernando Martín el que llegó a Oregón siendo el primer español en hacer las américas. El madrileño fue elegido por los Nets en el puesto número 34 del draft de 1985, el mismo año que Pat Ewing (#1) y Karl Malone (#17) llegaron a la liga. Tras retrasar su llegada a la NBA un año, Martín no fue a parar a New Jersey sino que firmó por los Blazers como agente libre. Jugaría allí su única temporada en la NBA en la que anotó 22 puntos en los 24 partidos que jugó.

Spanish Chocolate

Veinte años después Sergio Rodríguez se convirtió en el base suplente de los Blazers. El base canario llegaba de Estudiantes y con la medalla de campeón del Mundo colgada del cuello ese mismo verano -2006-. Sergio Rodríguez había sido una de las grandes revelaciones de un torneo que terminó de encumbrar -si no lo estaba ya- a Pau Gasol como uno de los mejores jugadores de baloncesto FIBA. España ganó la final a la Grecia que se cargó al Team USA sin Pau que fue coronado como MVP. Ese año, Gasol tendría compañía en el Oeste con Sergio.

Su primer año fue bueno para un rookie. Con solo 20 años, Sergio Rodríguez pagó el peaje de la NBA en forma de físico. Como sucediera con Fernando Martín, Spanish Chocolate llegó a Oregón tras ser drafteado por otra franquicia, en su caso los Phoenix Suns. Fue número 27 del draft de 2006 y tuvo suerte ya que en Arizona estaba, a pleno rendimiento, Steve Nash por lo que habría jugado menos.

Sumó los puntos de dos en dos en sus primeros partidos pero se fue hasta los ocho asistencias en su segunda noche de corto ante los Wolves, cifra que repetiría ante los Cavaliers de un joven LeBron James la noche siguiente. No llegó a la decena en anotación hasta el 14 de enero que hizo 23 puntos y repartió 10 asistencias ante Denver.

Pasó de promediar 13 minutos como rookie a casi nueve como sophomore. Se fue hasta los quince en su tercer año pero fue traspasado ese verano a los Sacramento Kings, una franquicia en reconstrucción que parecía contar con él, aunque finalmente no fue así. Acabaría el año traspasado a los Knicks en una transacción a tres bandas que incluiría a Tracy McGrady como compañero suyo y otros nombres como Kevin Martin o Carl Landry.

El hombre que posterizó a Howard

Dos años después de Sergio llegó a Oregón, también drafteado por los Suns, Rudy Fernández, el hombre del póster a Superman. También como Sergio, Rudy llegó tras un buen campeonato internacional, en su rudy-sergiorodriguez-240309caso los Juegos Olímpicos en los que España fue la subcampeona más dorada de la historia. La Rip City sumaba a Roy y Aldridge a un hombre espectacular que batiría el récord de Kittles de máximo triplista en su año rookie. Anotó 16 puntos y repartió 4 asistencias en la noche de su debut ante los subcampeones de la NBA, los Lakers de su amigo Pau Gasol.

A pesar de demostrar su valía, Rudy acabaría traspasado a los Dallas Mavericks la noche del draft en un traspaso a tres bandas donde también se movieron André Miller o Raymond Felton. Acabaría traspasado a Denver con Corey Brewer a cambio de una segunda ronda del draft de este año que acabaría perdiéndose por el camino.

Claver y Díez

El último en jugar fue Víctor Claver. Llegado del Valencia, Claver nunca tuvo continuidad ni confianza en la franquicia, perjudicado por el sistema de un Terry Stotts que apretaba siempre al quinteto titular. Promedió 3,8 puntos en su año rookie en el que fue titular 16 veces en unos Blazers que acabaron 33-49 después de perder las últimas trece jornadas del año rookie de Lillard, el jugador que cambió el rumbo de la Rip City.

Fue traspasado a Denver -como Rudy- en febrero de 2015 pero los de Arizona le cortaron y volvió a Europa meses antes de que los Blazers ficharan a Dani Díez como quinto español de la franquicia tras ser elegido por Utah Jazz. Todavía jugador de Unicaja, Dani Díez confirmó a Revista Gradas que más allá del sueño que suponía haber sido seleccionado en el draft, su carrera apunta, por ahora, a Europa.