El SMS que salvó la carrera de Danny Green

El SMS que salvó la carrera de Danny Green

Había sido drafteado por los Cleveland Cavaliers y se hizo amigo de LeBron James pero solo jugó 20 partidos con los de Ohio. Después se vestiría de corto en ocho ocasiones para los San Antonio Spurs antes del lockout.

Y eso que llegaba con el título nacional de 2009 tras imponerse a los Spartans de Michigan State -de un tal Draymond Green– en la Final Four del March Madness. Con él jugaban Ty Lawson, Wayne Ellington, Tyler Hansbrough, Ed Davis o Tyler Zeller.

Fue elegido en el puesto número 46 del draft y lo dicho, solo duró veinte partidos en los Cavaliers en su año rookie. Después fue a los Spurs, le cortaron y volvió al Álamo. Allí iba a acabar su carrera en la NBA. El lockout parecía cerrar las puertas de la NBA para muchos jugadores pero no para él, el escolta de New York firmó por el Union Olimpija esloveno en agosto cuando se veía que la temporada NBA no empezaría en octubre. Su agente intentó que hiciera carrera en Europa pero Danny Green tenía otros planes.

El SMS que salvó la carrera de Danny Green“Después del segundo corte de los Spurs fue mi peor momento. Estuve en casa dos meses sin saber qué hacer”, dijo al New York Daily News en 2013.

Entonces llegó la primavera. Harto de la D-League y sin ganas de jugar en Europa -de forma permanente- Danny Green cogió su teléfono y llamó a su entrenador para pedirle una segunda oportunidad. Ese entrenador tenía cuatro anillos y era -y es- una de las grandes mentes de la NBA y respondía al nombre de Gregg Popovich. Pops no cogió el teléfono pero sí escuchó el mensaje de voz. Según fuentes cercanas, Danny Green le dijo que estaba “preparado”. “Si tengo una segunda oportunidad haré todo lo posible por estar de vuelta en el equipo, llevaré toallas, haré de utillero, no me lo tomaré a la ligera. Haré todo lo que pueda”.

Popovich decidió firmarle para el resto de temporada conmovido por el ataque de humildad del tirador pero antes de eso decidió hablar con Roy Williams, head coach de North Carolina y entrenador de Green en la NCAA.

“Soy muy amigo de Popovich y por eso me sentía en la obligación de ayudar a Danny a entender el juego -de Popovich- y hacerle ver que como jugó en su primera etapa allí no iba a conseguir nada”. Aquel año los Spurs vieron el ocaso del sistema llegar. Cayeron en primera ronda de los playoffs del Oeste ante los Memphis Grizzlies a pesar de llegar a abril con 61 victorias como mejor equipo de la Conferencia.

Green había llegado en marzo y había jugado los últimos seis partidos de Regular Season además de la serie contra Memphis y el lockout no parecía ser la mejor señal para su carrera, pero lo cambió todo.

En agosto de ese mismo año anunció en twitter que firmaba con el Olimpia de Ljubljana durante el cierre patronal de la liga. Jugó siete partidos de Euroliga con el equipo esloveno y promedió 11,4 puntos con un 25% de acierto desde el triple, el tiro que le haría famoso un año más tarde.

La NBA comenzaría el 25 de diciembre de 2011 y la temporada de los Spurs un día después, el 26. Los malos playoffs de los Spurs se llevaron por delante al niño bonito de Gregg Popovych, George Hill, e hizo aterrizar vía draft al nuevo dominador de la franquicia, uno de los mayores robos de las últimas décadas y sin duda de aquel draft, el alero Kawhi Leonard.

Los nuevos Spurs resultaron ser aún mejores que los de doce meses antes e hicieron historia a pesar de no llegar a las finales. Tim Duncan, Manu Ginobili y Tony Parker lideraron al equipo y San Antonio sumó 20 victorias consecutivas entre marzo y abril y se quedaron a dos partidos de las finales. Los Thunder de Kevin Durant, Russell Westbrook y James Harden les apartaron de unas nuevas finales tras caer en los últimos cuarto partidos de la temporada de forma consecutiva.

EL NIÑO BONITO 

Incluso el entrenador más frío -aparentemente- de la NBA tiene su ojito derecho. En ese pequeño grupo de gente que Popovich adora estaba George Hill y ahora mismo también su sustituto, Kawhi Leonard pero antes estuvieron Tony Parker -su jugador preferido- y Danny Green, que reemplazó al francés.

Esto no quiere decir que Green sea menos criticado o aleccionado por Popovich durante los partidos y es que así funciona el mejor entrenador de la NBA de los últimos veinte años. Danny Green pasó a ser el hombre que más cerca quería tener Pops siempre en el banquillo, un hombre que aceptaba cualquier crítica y se sentaba en el banco al más mínimo despiste.

Su primera temporada completa en los Spurs la finalizó con 9 puntos de media con un 43% en triples y la siguiente, la 12- 13, promedió dobles dígitos por primera vez, 10,5 puntos con un 43% de acierto desde el perimetro. Lo mejor, estaba por llegar.

SHOW TIME 

Empezaron los playoffs de 2013 y con ellos lo mejor de su carrera. San Antonio acabó segundo del Oeste lo que le emparejaba con Los Angeles Lakers en la primera ronda, los Lakers de Bryant, Gasol, Nash y Howard.

Arrollaron a una franquicia angelina lastrada por las lesiones –Kobe Bryant se rompió el Tendón de Aquiles- y pasaron a segunda ronda con suma facilidad. En cuatro victorias acumularon un +75.

Hubo sorpresa en primera ronda y los Spurs se enfrentaron a los Golden State Warriors de Stephen Curry, Klay Thompson, Jarrett Jack, Carl Landry y Richard Jefferson. Completaron un partido sensacional en El Álamo pero Manu Ginobili clavó un triple final para dar el 1-0. Mucha culpa tuvo también Danny Green que anotó 6 triples para irse hasta los 22 puntos.

Los Warriors ganarían el segundo y salieron de California con un 2-2 pero los Spurs no dieron opción a la revolución. Ganaron de 18 y de 12 y se metieron en las finales del Oeste donde llegó la vendetta respecto al playoff de 2011.

Memphis fue arrasado por los Spurs y cayó 4-0 por lo que San Antonio regresaba a unas finales de manera triunfal. Visitaron Miami en los dos primeros partidos de las finales y más allá del 1-1, los Spurs salieron con un candidato inesperado para el MVP de las finales. Danny Green anotó 4/9 triples en el primer partido y 5/5 en el segundo, algo que nadie había hecho en la historia de la NBA antes.

Tras caer por 19 puntos en el segundo partido, San Antonio aplastó a Miami en el tercero. Green anotó siete de los nueve triples que lanzó y fue clave para el +36 de los de El Álamo. Green ya opositaba de verdad al MVP de las finales y en los siguientes dos partidos anotó 9 de 15 desde el perimetro.

Lamentablemente para él entró en caída libre cuando se disputaban el título y solo anotó 2 de los 11 que lanzó en Miami en los partidos decivos. A pesar de ello, San Antonio estuvo a pocos segundos de llevarse las finales en el sexto partido.

Con dos finales en su haber, Danny Green se presentó en la agencia libre de 2015 como uno de los jugadores disponibles más destacados. Siguió en los Spurs a cambio de 40 millones por 4 años. Definitivamente se ganó la segunda oportunidad en San Antonio. Cuando tuiteó que se marchaba a Eslovenia se despidió de los aficionados de los Spurs por si no volvía. Y en año y medio era historia de la franquicia.