Shirting: la moda de teñir tu pabellón llega de Nashville

Shirting: la moda de teñir tu pabellón llega de Nashville

No hay nada que los fans de la NBA gusten más que una camiseta gratis” así empieza el reportaje del shirting en Sports Illustrated y eso deben pensar las franquicias de la liga ya que gastan alrededor de 100,000$ por partido para teñir los pabellones con sus colores en los playoffs.

En la NBA comenzó a verse hace una década precisamente en el Oracle Arena con los Warriors jugando en un infierno amarillo con el slogan de ‘We Believe’ pasando por encima de los Mavericks, subcampeones de la NBA un año antes y que llegaban a la cita con 67 victorias. Los Barnes, Richardson y Ellis fueron octavos y se cargaron a los de Dirk Nowitzki dando inicio al shirting.

Los Warriors gastan una media de 100,000$ para que cada asistente al Oracle Arena se lleve una camiseta gratuita como recuerdo del choque. Las franquicias trabajan mano a mano con marcas que quieran aparecer en las camisetas de los partidos a cambio de financiar el merchandising.

Todo tiene su base en Nashville. La ciudad de la música donde nacieron Taylor Swift o Miley Cyrus es la cuna de Somethinginked -algo tintado-, la empresa que casi monopoliza la moda del shirting en la NBA y la NHL. Comenzó con los Grizzlies y los Predators de Nashville y ahora llega a todos lados. Trabajan con una media de respuesta inferior a 48 horas y este año tuvieron que hacer contrarreloj las del Game 7 de la serie entre Clippers y Jazz en la primera ronda del Oeste. Durante el sexto partido, un buen número de camisetas blancas estuvieron esperando en California el desenlace del mismo. Al acabar, se les puso el slogan de LAC para la postemporada, It Takes Everything, y durante esa misma madrugada postpartido, las camisetas estaban en Los Angeles para ser entregadas a los Clippers.

Los Clippers comenzaron su relación con Schneiderman -CEO- desde 2015 cuando le preguntaron si tenían camisetas con sus colores para las semis del Oeste en las que jugaban contra los Rockets: “somos muy agresivos y nos solemos adelantar a la demanda”, explicó el CEO cuando desde los Clippers le preguntaron si podría atender su demanda. Un ejemplo de esa mentalidad llegó cuando los Warriors barrieron a Portland en la primera ronda de estos playoffs. Schneiderman compró 100,000 camisetas amarillas más y las tiene guardadas, por si se necesitaran, donde nadie las pueda encontrar.

Durante estos playoffs, los Grizzlies sorprendieron por su velocidad para sacar camisetas con el ‘Take That For Data‘ de David Fizdale después de un partido ante los Spurs. ¿Quién estaba detrás? Schneiderman, claro.

En su oficina de Nashville, tienen una pizarra gigante donde apunta la actividad de equipos -no solo de NBA- y tiene apuntado el stock que tiene de camisetas para hacer frente a posibles peticiones. Acumula stock que no sabe cuándo será utilizado con el fin de que cuando sea requerido pueda responder en ese margen antes especificado que es siempre menor de 48 horas.

Con un coste medio de 3 dólares la camiseta, Schneiderman se ha convertido en uno de los protagonistas de las finales ya que ha uniformado a aficiones de 4 de los últimos 5 campeones de la liga. Los eslóganes tienen que estar aprobados para el 1 de marzo para que Adidas, la marca que viste a las franquicias, pueda hacer las camisetas on court de los jugadores, las camisetas que usan para calentar o para estar en el banquillo. Gane quien gane este año, Schneiderman estará en el bando ganador ya que ha vestido a ambas franquicias y en los Cavaliers va más allá ya que es el encargado de todo el merchandising textil de The Q.