Paul George, sobrado: manda callar al pabellón de los Pacers

Paul George, sobrado: manda callar al pabellón de los Pacers

El partido fue un tormento para él igual que las temporadas anteriores lo fueron para los aficionados cuando él no supo liderar un proyecto que era mejor de lo que demostraba. Y encima se puso chulo. Paul George fue silbado en el Bankerslife Fieldhouse de Indiana y lo será mucho más el año que viene tras mandar callar a la que fuera su gente al final del partido entre OKC y los Pacers, su primera visita a la que fue su casa.

Se fue con un lamentable porcentaje de acierto en tiro y tras dejar la imagen -buena- del partido al sellar la victoria forzando una prórroga y ganando el choque desde el tiro libre, dejó la pésima, la que sobraba, mandando callar a la grada cuando McMillan pidió el tiempo muerto.