pg-detroit

Pintaba a noche tranquila en el Palace para los Pacers. Anotaron siete de los primeros ocho triples que intentaron y a tres minutos del descanso iban ganando de quince (56-41) pero la cosa acabó de aquella manera. Al descanso, por ejemplo, se llegó con un 66-60 que dejaba todo en el aire. La intensidad de los Pistons pasó por encima de Indiana en el tercer cuarto, cuando los Pacers sumaban solo tres rebotes, los locales llevaban 14 incluyendo siete de ataque.

Cuando las cosas estaban peor apareció, cómo no, Paul George. Anotó 10 puntos en el primer cuarto y sumó 12 de los 32 con los que acabó en el último cuarto cuando los Pacers decantaron el partido. También parecía que sería un final plácido para ellos (117-104) pero 10 puntos de Detroit sin casi respuesta y con tres pérdidas absurdas de Teague y George le dieron vida al choque.