El orgullo verde, a punto de la machada en The Land