One win away

spursfinal2

La NBA puede quedar finiquitada hoy por la noche. Mientras España duerma entre martes y miércoles, los San Antonio Spurs de Manu Ginobili, Tony Parker, Tim Duncan y Danny Green y los Miami Heat de James, Wade y Bosh jugarán el sexto partido de la final en el American Airlines Arena.

Será el primer match ball para los de Popovych que se pusieron 3-2 en la serie ganando el quinto partido por 114-104 la madrugada del pasado domingo. En estas finales, nadie ha ganado dos partidos seguidos, los Heat no pierden dos seguidos desde enero…pero tampoco ganan dos seguidos desde las semifinales del Este frente a Chicago y ahora necesitan enlazar dos victorias consecutivas para revalidar su título.

No tienen buen rival delante con los hombres de Gregg Popovych. Los texanos barrieron por momentos a los Heat en el quinto partido llegando a tener rentas de +17 en el segundo y en el tercer cuarto. A pesar de la gran actuación de Lebron, Wade, Bosh y Ray Allen -que clavó dos 3+1- la mano de Ginobili, Parker, Duncan y la mira telescópica de Green fueron determinantes.

Este último será el termómetro de la final. Llegó a la misma con cuatro triples anotados de casi treinta intentos durante los playoffs pero tras sacarle brillo al fusil, ha establecido un nuevo record de anotación en las finales de la NBA con los 25 que ya lleva, dejando atrás los 22 de Ray Allen en las finales de 2.008.

Ante los problemas de Parker, Popovych se sacó de la chistera jugar con Ginobili de base y ‘Manudona’ respondió a las mil maravillas. El argentino completó su mejor partido de la temporada en su primera aparición en el quinteto titular de los Spurs esta temporada. Cuando se hablaba de su posible retirada este verano el veterano argentino apareció para decantar la balanza a su favor con canastas antológicas.

Será complicado para ambos, se conocen, se complementan y se tienen ganas pero lo que está claro es que esta noche más que nunca dormir es de cobardes.