No matéis a los Warriors

No matéis a los Warriors

Cayeron con honores en el Game 6 de las Finales de la NBA teniendo tiro para llevarse las finales de vuelta a Canadá a pesar de la grave lesión de Durant días antes y de ver cómo Klay se rompía el cruzado un rato antes de ese tiro de Curry. Dijo Guille Giménez -no sin razón- que los Warriors habían recuperado el cariño de muchos de sus haters en las series por el título porque habían competido contra todo y contra todos. A las lesiones de las dos estrellas hay que sumarles la de Kevon Looney que jugó con dolores desde el primer partido y el estado físico de DeMarcus Cousins que cayó lesionado en la postemporada y parecía poner punto y final al año…pero no.

Ahora tienen que tomar una decisión importante con las renovaciones de Kevin Durant -para no jugar en la 19/20- y de Klay Thompson que podría volver después del All Star Game. El problema para Bob Myers es que el roster actual de los Warrios ha demostrado no estar a la altura de unas finales y muchos nombres han quedado señalados. El primero de ellos es Shaun Livingston que llegó al sexto partido pero no apareció en el quinto como nos tenía acostumbrados en las cuatro finales anteriores. El 34 podría retirarse y con los 7 millones que se ahorrarían, los Warriors tendrían para dos mínimos de veterano de los más caros, dos piezas por uno.

Del roster que acabó el Game 6 de las Finales, solo Stephen Curry, Draymond Green, Andre Iguodala, Jacob Evans y Damion Jones tienen contrato en vigor. Entre los 5 se llevan 82 millones de dólares lo que deja poco margen de maniobra a un equipo que este año ha tenido un montante salarial de 145 millones con Durant llevándose 30, Klay solo 18 y DeMarcus post lesión, 5.

Myers tiene que decidir si renueva a los dos -parece que sí- y a partir de ahí hacer lo propio con el futuro de DeMarcus Cousins -se le vieron las costuras físicas en las finales-. DMC es una patata caliente en el mercado porque antes de la lesión se podía llevarse 140 millones por 4 años pero después firmó por 5 y no ha demostrado haber recuperado su nivel aunque el primer año después del famoso torn achilles es el más complicado.

Por menos de dos millones de dólares los Warriors tenían a Jacob Evans, Damian Jones, Quinn Cook, Jonas Jerebko, Kevon Looney, Jordan Bell y Alfonzo McKinnie de los que solo los dos primeros tienen garantizada su continuidad. Golden State necesitará tiradores ante las bajas de Thompson y Durant y como jugadores de su nivel no hay -ni se lo pueden permitir-, tendrán que fichar veteranos que mejoren con contratos mínimos los minutos de Jerebko que en las finales fueron pobres.

Según informa Kevin Pelton en la ESPN, tendrán una excepción de 5,7 millones de dólares además de contratos mínimos así que tendrán que acertar con todos los movimientos porque el top 4 del Oeste parece imposible para ellos con las lesiones pero el top 8 no se imagina sin ellos.

Agentes libres

Seth Curry: Empezando por un viejo conocido de la Dub Nation. Seth Curry es agente libre en los Trail Blazers y en el último año se ha destacado partiendo desde el banquillo de los de Oregón. Sería una opción «barata» suponiendo que Seth quiera jugar con su hermano Stephen, algo que parece lógico. Añadiría tiro de tres, le faltaría defensa para ser la ecuación perfecta pero está claro que daría muchos puntos al banquillo como hizo en la postemporada en Portland. No parece que vaya a firmar un contratazo.

Trevor Ariza: Campeón de la NBA con Los Angeles Lakers, Trevor Ariza ya ha ganado este año todo el dinero que pensaba ganar pasada la treintena y después de un año frustrante entre Phoenix y su regreso a los Wizards, caer en San Francisco podría ser el siguiente movimiento de su carrera. Es perfecto para lo que necesitan pero también para los Lakers que podrían ofrecerle algo más de dinero además de jugar la baza de que ya conoce la franquicia desde dentro.

Kenneth Faried: Llegando a la treintena, Faried ha demostrado en Brooklyn que no estaba muerto, estaba de parranda. Sin llegar a ser el Manimal que nos encantó en Denver, Faried vuelve a estar en el mercado con un buen cartel. Podría correr, daría defensa y aunque no da rango de tiro -la nueva NBA le atropelló en ese sentido-, sería un fichaje muy interesante para completar la rotación. Un Looney mejorado, vamos.

JaVale McGee: Jamás debió irse pero se había revalorizado tanto que era lógico que tuviera ofertas mejores. Deberá pensar si quiere más dinero o más opciones de otro anillo. Sabe cómo es la franquicia, conoce a los compañeros y si lograran ficharlo barato -o por la excepción de 5 millones- sería un movimiento redondo para el equipo. Actualmente mejoraría a Cousins.

Austin Rivers, el hijísimo: Siempre desde el banquillo, sería un buen movimiento para Kerr y compañía. La espalda de Curry estaría bien cubierta por un jugador que complementaría a Stephen y podría jugar con él como ha hecho con Harden y Paul.

Ed Davis: JaVale o Cousins pero más barato y con menos cartel. En los Raptors demostró ser un buen jugador y en Portland y Brooklyn hace tiempo que cumple siempre.

Thabo Sefolosha: Durant ya le conoce de su época en los Oklahoma City Thunder y daría un plus defensivo a un equipo que ya veremos a qué quiere jugar con las lesiones de dos jugadores de 20-30 puntos por partido. Si optan por bajar el culo, pocos fichajes mejores que el suizo para defender. Ha sido uno de los mejores escoltas en el aspecto defensivo en la NBA y es un veterano curtido en mil batallas.

Jamal Crawford: Casi 40 años le contemplan y sería la opción anotadora desde el banquillo como lo es desde hace años. Ha anotado 8 puntos por partido en los Phoenix Suns y podría aportar tiro exterior desde fuera del arco, algo en lo que los Warriors han sufrido en las Finales con las lesiones.

Robin Lopez: si no está harto de estar en Chicago sería rarísimo. Siempre cumple en algo que los Warriors necesitan por la marcha de JaVale McGee y habiendo ganado 55 millones en los últimos cuatro años, podría aceptar un mínimo por ser contender de algo. Viene de Knicks y Bulls, debería dar palmas por un cambio ganador.

Ish Smith: puede firmar un muy buen contrato después del buen nivel que ha completado en los últimos años. Lleva desde 2014 a un nivel sobresaliente en equipos con objetivos menores. Ha ganado 12 kilos en los dos últimos años así que lo lógico sería que se llevara lo máximo posible. Es un agente libre más que interesante.

Iman Shumpert: la opción más cara. Habría que negociar mucho y es otro jugador que podrían tratar de llevarse los Lakers. Gran defensor aunque peor tirador, sabe lo que es ganar un anillo en el Oracle Arena con los Cleveland Cavaliers y sería clave en esos hipotéticos Warriors más defensivos. Deberían firmarle por la excepción de 6 millones o en caso de que se marche Livingston.

Wilson Chandler: Otro tirador de lanzar primero y preguntar después. Si van a seguir siendo un run&gun, el hombre a fichar.

Lance Stephenson: es difícil saber qué esperar de él, si el Lancelot de los Pacers o el de los años que pasaron entre su primera etapa y la segunda. Otro carácter difícil para el vestuario pero un jugador capaz de cambiar el partido desde el banquillo.

CJ Miles: campeón de la NBA con los Raptors. Bueno, la letra pequeña así lo dice. Tirador consumado, sus años en los Pacers le convierten en un fichajazo para los Warriors por un mínimo asumible.