Este mes se cumplen diez años desde que Kevin Durant firmó con Nike y recibió sus primeras zapatillas personales. Nike decidió apostar por el aquel entonces escuálido adolescente y una década más tarde, el riesgo ha dado sus frutos. Durant ha reinventado el concepto, junto al diseñador de Nike, Leo Chang, desarrollando una línea personal realmente innovadora e inspirada en la propia trayectoria del jugador.

La carrera de Durant se ha caracterizado por un constante y sutil perfeccionamiento de la eficiencia y la mecánica del baloncesto. Este mismo camino queda reflejado en la progresión de las KD9 a las KD10. Por un lado, la fabricación de Flyknit es la mejor de la historia para unas zapatillas de baloncesto, y se ha diseñado con precisión para conseguir flexibilidad, transpirabilidad y soporte donde más se necesita.

“El año 2012, en los juegos de Londres, me entregaron unas Flyknit Racer y me gustaron mucho desde el primer momento. Son unas zapatillas muy elegantes, innovadoras y cómodas. Pedí que incorporaran Flyknit a mis zapatillas y el resultado son las KD10, mi mejor modelo hasta la fecha”, explica Durant.

Los avances en la tecnología Flyknit han permitido al diseñador Leo Chang y a sus ingenieros crear el Flyknit más avanzado hasta el momento para el baloncesto; un giro de potencia en la capacidad tecnológica que combina hilos poco elásticos pero muy resistentes (como los de los cinturones de seguridad) en los puntos de tensión con hilos muy elásticos en el cuello de la zapatilla y toda la parte delantera del pie. Con esta mezcla se consigue el equilibrio perfecto entre el apoyo específico de una zapatilla de baloncesto y la sensación envolvente de un calcetín.

Esta incorporación de la tecnología Flyknit a la 10ª edición de la línea KD, no ha pasado inadvertida para Durant. “Diez años son muchos en cualquier aspecto, pero cuando incorporas algo tan destacado como la tecnología Flyknit se convierte en algo realmente especial”, comenta. De hecho, Durant lo considera uno de los dos cambios más notables en la evolución de su línea personal. “Las KD6 fueron un gran punto de inflexión. Confié en Leo y en Nike para crear unas zapatillas bajas que pudiera utilizar en la cancha, y me encantaron. Ahora, en las KD10, hemos combinado la caña baja con mi material favorito para el empeine”.

El inusual sistema de cordones está diseñado para mantener el pie cómodamente apoyado en la media suela. A Durant “le encantan los cordones” y explica que “son grandes y se ven desde muy lejos. Leo y yo siempre nos fijamos mucho en los cordones, es uno de los aspectos de los que más hablamos cuando trabajamos en los diseños. Incorporar la tecnología Flyknit y utilizar un sistema de cordones exclusivo era fundamental para nosotros”, comenta. Prestando atención al tejido de refuerzo de la zapatilla, destacan los ribetes que crean unos huecos perfectos para el encaje de los cordones.

En la planta del pie, se ha utilizado la unidad completa Nike Zoom Air que se incorporó por primera vez en las KD9, mejorada para una mayor durabilidad y diseñada para conseguir la máxima amortiguación en el impacto. Las nuevas KD10 son consideradas el modelo con mejor cámara de aire utilizada en unas zapatillas de baloncesto de Nike.

Las nuevas KD10, disponibles a partir del 26 de mayo, son de color azul pálido con un logotipo Swoosh que incluye varios de los colores de los equipos donde ha militado Durant desde su época universitaria. Es la primera vez que Nike crea este tipo de logotipo Swoosh con colores mezclados y hecho a medida para celebrar un 10º aniversario. Las KD10 Still KD (blancas) se lanzan el 1 de junio.