Nav Bathia, el fan más famoso de los Raptors

Nav Bathia, el fan más famoso de los Raptors

Si has visto un partido de los Toronto Raptors como locales en los últimos años, desde que se crearon más bien, has visto a un aficionado con turbante en las primeras filas. ¿Quién es? te habrás preguntado y la respuesta es muy sencilla: un aficionado más.

En las primeras filas siempre se agolpan las celebrities pero él no lo es, o no solo lo es. Es un fan de los Raptors que no se ha perdido un solo partido de su equipo desde que iniciaran su camino en la NBA en 1995. Se llama Nav Bathia y llegó a Toronto en la década de los 80.

Antes de comenzar las Finales, Muhammad Lila explicó punto por punto la carrera de Bathia desde que llegó como un ingeniero que tuvo que vender coches porque no encontraba trabajo de lo suyo por la barrera del idioma hasta el día de hoy. El tuit original, por cierto, contó con la «bendición» de Steve Kerr que lo retuiteó con un mensaje respetuoso.

En la actualidad, Bathia tiene 67 años y suma 1010 partidos ininterrumpidos animando a los Toronto Raptors en las trincheras de la NBA. Según explica Lila, Bathia acabó vendiendo coches en un concesionario en una de las zonas «duras» de la ciudad. Vendió 127 coches en 90 días, un récord que todavía hoy perdura. Acabó siendo tan importante que compró el concesionario. Y luego otro.

Entonces encontró a los Raptors. Era 1995 y un equipo sin afición y con un nombre sacado del éxito de la saga Jurassic Park de Steven Spielberg se convertía en uno de los primeros equipos canadienses de la NBA al llegar con los Vancouver Grizzlies, mudados a Memphis en 2001.

Cada temporada, Nav es el culpable de que muchos niños cumplan el sueño de animar a los Raptors en el ahora llamado Scotiabank Arena. El gasto asciende hasta los 300,000$, un dinero que invierte en que jóvenes que no podrían hacerlo de otra manera puedan disfrutar de los Toronto Raptors en directo en la mejor liga de baloncesto del mundo.

Él, por su parte, suma más de 1,000 partidos sin faltar a su cita con Toronto. Da igual la hora -entre semana, 19:30h- los fines de semana, a saber. Él siempre está. Puede parecer fácil de decir ahora que están en las finales pero son 24 años de amor incondicional.

¿Cuando no iba nadie en la primera temporada? Él estaba allí. Cuando Carter se fue y el equipo se quedó destrozado, también. Lo mismo con Bosh y también, cuando el ala pívot se marchó a Miami. Cuando Gay era el líder de uno de los peores equipos del Este de la NBA, Bhatia seguía en primera fila y ahora que de la mano de DeRozan y Lowry han escrito los mejores años de su trayectoria, él disfruta como uno más.