McDermott ya es Kyle Korver 2.0

McDermott ya es Kyle Korver 2.0

Con media temporada disputada y la reaparición de Victor Oladipo a la vuelta de la esquina, los Indiana Pacers completaron el trámite de ganar en el Chase Center de San Francisco a los nuevos Golden State Warriors después de ser uno de los juguetes favoritos de los monstars de la Bahía en el último lustro.

En un partido marcado por las bajas, solo 10 jugadores disponibles para McMillan, el foco volvió a quedar en los de siempre y el banquillo volvió a dar una muestra más de su nivel. Dentro de esa rotación, además del mejor Justin Holiday de su carrera, se encuentra Doug McDermott.

Con 28 años cumplidos los primeros días del año, el quinto máximo anotador de  la División I de Baloncesto Masculino de la NCAA, encontró su sitio en la NBA en Indiana después de dar muchas vueltas. Drafteado por los Nuggets, jugó en los Bulls en su año rookie. Por si llegar de la misma universidad de Creighton y su perfil de jugador no fueran suficiente para compararle con Kyle Korver, aterrizar en uno de los -múltiples- equipos en los que había jugado el 26. La comparativa era inevitable.

Su temporada rookie fue una tremenda decepción con solo 3 puntos de media en 36 partidos a las órdenes de Tom Thibodeau. Eran unos buenos Chicago Bulls (50-32 de balance) y Mike Dunleavy le cerraba la puerta pero las sensaciones no fueron las mejores aunque sí lo hizo bien en su año sophomore en unos Bulls peores. Tras dos temporadas y medias en Illinois vivió su primer traspaso a Oklahoma City, de ahí a los Knicks, a los Mavericks…y finalmente a Indiana.

Cuenta solo 14 titularidades en su carrera, únicamente una en año y medio en los Pacers pero el 20 cayó de pie y cada vez es más lo que apuntaba a ser. Indiana tiene en su playbook varias salidas para él que anota con tremenda facilidad. Suma dos partidos de 6 triples -en siete intentos- con los Pacers y verle correr a lanzar el triple frontal es simplemente una delicia. Se equilibra con un pie y además de anotar, lo hace con una plasticidad impresionante.

Promedia 10 puntos por segunda vez en su carrera -la primera fue su última media temporada en Chicago- y es el sexto máximo anotador de los Pacers liderando la segunda unidad por encima incluso de Aaron Holiday que ha sido titular en muchos partidos. Anota casi la mita de sus tiros -48%-, el 45% de los triples –career high– y tiene un porcentaje de tiro eficiente del 59%.