"Man boobs"

“Man boobs” el cruel mote por el que los Rockets pasaron de Marc Gasol

Marc Gasol está considerado como uno de los mayores robos del draft de la NBA de la última década. Señalado siempre como “el hermano de Pau”, Marc Gasol llegó a la NBA de la mano de la franquicia que lanzó al estrellato a su hermano y, además, implicado en el traspaso que catapultó al éxito a Pau.

No era fácil aterrizar en Memphis mientras los analistas de la NBA hablaban de tu traspaso como uno de los mas ruinosos de la NBA por lo que daba Memphis -Pau Gasol- y lo que recibía que era Kwame Brown, Javaris Crittenton, Marc Gasol, Aaron McKie y dos rondas que fueron para Donte Greene y Greivis Vasquez- pero Marc fue haciendo camino y ha sido dos veces All Star y una mejor defensor de la liga. Ahora, sabemos más de aquella noche del draft.

Fue elegido en el puesto número 48 del draft de 2007 a pesar de que su anterior campaña -la 2006-07- la acabó con 10 puntos y 5 rebotes en solo 22 minutos de juego en el Akasvayu. Solo tenía 22 años y el físico, como muchas veces, le cerró algunas puertas.

Así lo ha explicado Daryl Morey, General Manager de los Houston Rockets, que explicó por qué su franquicia no drafteó a Marc a pesar de que auguraba un gran futuro al pívot de Sant Boi. Además del instinto, Morey emplea algoritmos matemáticos para tratar de ver el potencial de un jugador y vio el de Marc pero una foto suya sin camiseta le hizo decantarse por Aaron Brooks (pick 26) y por Carl Landry (pick 31). 

En aquella época, los scouts de los Rockets encontraron la foto y vieron a un Marc rechoncho y con cara de niño y le pusieron un mote que le acompañó todo el verano en Texas: “Man Boobs” que traducido al castellano sería “hombre con tetas”.

Le pusieron el mote y no dejaron de hablar de él de aquella manera: “Man Boobs esto, Man Boobs aquello, se pasaban así todo el día”, recuerda Morey. La posibilidad de conseguir un All Star con el pick 48 es de una entre cien y el rol habitual para un jugador con esa posición no deja de ser secundario pero Marc rompió todos los moldes.

“Establecí una nueva norma: nada de motes” afirma Morey que lamenta no haber sido más valiente con su modelo en aquel verano.