lietuva italy eurobasket

Cuarenta minutos de Italia-Lituania no fueron suficientes e hicieron falta cinco más. Cinco minutos en los que los lituanos se quitaron de impusieron a los NBA de la Italia de Pianigini de la mano de otro jugador de la mejor liga de baloncesto del mundo. Y es que lo de Valanciunas fue impresionante. Y se veía venir.

Bargnani-eurobasket
Foto FIBA

El pívot de los Toronto Raptors fue amo y señor de ambas pinturas para acabar con 26 puntos (11/13 TC) y 15 rebotes y es que si algo le faltaba a Italia, y le seguirá faltando un par de años, son interiores que no centímetros. Tanto Gallinari como Bargnani los tienen pero son alérgicos a la pintura y sus virtudes están alejadas de los bailes interiores o la lucha del rebote. Bargnani fue, no obstante, el mejor de Italia firmando una sensacional segunda mitad tras una mala primera parte.

El partido fue igualado hasta el final. 10 veces cambió la ventaja en el marcador en los cuarenta minutos de juego y en la prórroga ya no hizo falta. Se suele decir que quien viene remontando tiene el tiempo extra a su favor pero Lituania no sabe de eso y a pesar de tener rentas de hasta ocho puntos durante el partido y de cinco-seis en el tramo final, se rehizo en la prórroga de la mano de Mantas Kalnietis que jugó a la ruleta rusa y salió vencedor.

Para entender el final hay que ir al final del choque. Italia se la jugaba a defender después de que Gallinari empatara el partido dentro ya del último minuto. Extrañamente los meditarráneos defendieron bien y acabaron con Gentile balón en mano y once segundos por delante. Se encerró contra la esquina y ante la defensa de tres lituanos se comió la posesión a pesar de encontrar a Belinelli solo…en medio campo. Su tiro no entró y nos fuimos al tiempo extra. Después de todo lo remado, Italia tuvo bola para ganar y no pudo ni tirar. Cosas que pasan.

En los cinco minutos extra Lituania se puso por delante y Gallinari empató desde la línea de personal. Poco después, un pase suicida de Kalnietis dentro de la pintura lo hizo bueno el de los Nuggets cometiendo una falta innecesaria a un hombre lituano encerrado, sin bote, contra la línea de fondo. Lituania se puso dos arriba y nunca más miraría por el retrovisor. En el siguiente ataque una evidente falta de Kalnietis a Hackett no fue sancionada y el base lituano se quedó solo y clavó el triple. A la desesperada tampoco pudo Italia que se vio ocho abajo primero y diez puntos por debajo después. El gran acierto de Lituania desde el perímetro (11/18) contra el 8 de 28 italiano fue la clave del partido.