Luka Doncic, el mejor proyecto europeo jamás visto

Luka Doncic, el mejor proyecto europeo jamás visto

Desde 2001 y hasta que empiece el Draft de 2018 en el que Luka Doncic será top 5, los europeos que se han colado entre los cinco mejores jóvenes de una generación van desde un futuro Hall of Fame como Pau Gasol -dos anillos y tres finales- hasta Nikoloz Tskitishvili, más conocido en España por defender las camisetas de Fuenlabrada y Gipuzkoa Basket que por su historial en la mejor liga de baloncesto del mundo.

En lo que va de siglo, además de los dos citados, Andrea Bargnani fue número 1 -gracias a la fiebre que causaba el rendimiento de Pau Gasol en los Memphis Grizzlies-, Enes Kanter fue tercero en 2011, Kristaps Porzingis y Dragan Bender cuartos en 2015 y 2016 y en el número cinco aparecen Alex Len, Mario Hezonja, Jonas Valanciunas y Ricky Rubio, quinto jugador de un draft en el que, después del de El Masnou, se eligió a Stephen Curry.

En lo que a los españoles se refiere, Pau Gasol aterrizó en la NBA con una irrupción meteórica desde el MVP de la Copa del Rey de 2001 hasta el tercer puesto del draft en apenas unos meses y Ricky Rubio fue un proyecto cocinado a fuego lento desde que debutara con la Penya hasta que se vistiera el 9 de los Timberwolves con una Euroliga y una medalla olímpica bajo el brazo. Esa medalla la consiguió con 17 años en un partido en el que Jason Kidd dio sus bendiciones al todavía junior de la selección española. Y ahora enviamos a Doncic.

“Luka puede hacer de todo. No me gusta compararle con otros, pero creo que tiene un poco de Toni Kukoc, ve el juego como Dejan Bodiroga, se mueve como Drazen Petrovic y pasa como Milos Teodosic.” (Saša Dončić, padre del jugador)

Tiene más que ver con Ricky por su proceso de maduración a fuego lento pero su talento y magnitud apuntan más a Pau Gasol. No es exagerado decir que Doncic es el mejor proyecto de jugador europeo que jamás ha aterrizado en la NBA. Hay que recordar que Nowitzki fue desde la segunda división alemana y que Pau llevaba solo unos meses siendo la estrella del Barcelona mientras que el base esloveno del Real Madrid se pondrá hoy la gorra de su nuevo equipo -el último en interesarse son los Celtics- con un MVP de la Liga Endesa, otro de la Euroliga y otro de la Final Four de la máxima competición europea en su historial. Tres galardones conseguidos este año, una temporada maratoniana para el base del Real Madrid que comenzó con la medalla de oro que logró en el Eurobasket el pasado verano formando dupla con Goran Dragic.

Wonderboy hizo las maletas desde Vitoria donde fue pieza fundamental para que el Real Madrid reconquistara la Liga Endesa. Fue el mejor jugador del tercer partido con 20 puntos en un día más gris que brillante por su parte y en el cuarto asestó una puñalada mortal al Baskonia con un triple a una mano en los tres últimos minutos del partido. Deja el Real Madrid con más de 200 partidos, 1,900 puntos, 900 rebotes y 700 asistencias porque si algo ha demostrado Doncic es que puede dominar el partido de diferentes maneras, no necesita anotar para hacerlo y eso es algo que señala a los elegidos.

No sabemos si jugará de uno o de dos en la NBA, a qué tipo de jugador tendrá que defender en su primer año en la liga pero lo que sí está claro es que nunca llegó un europeo tan preparado, con tanto talento a Estados Unidos. Va a marcar una época. Esto empieza ya.

Así se despidió de la ACB…