adams mavericks playoffs

Steven Adams se había erigido en el salvador de los Thunder pero llegó demasiado tarde. A pesar de las celebraciones, de que el marcador televisivo dio la canasta por buena y del ambientazo del Chesapeake tras la canasta del kiwi, la revisión no dejaba lugar a dudas: era fuera de tiempo y Dallas ganaba.

Los Mavericks se rehicieron de la sonrojante derrota que le endosaron los Thunder el fin de semana y solo 48 horas después de caer por más de treinta puntos se impusieron en una de las canchas más complicadas de la NBA para hacer saltar la banca. Siguen sin ser favoritos y el pase de los Thunder sigue siendo lo más normal pero anoche hicieron saltar la banca.

Y lo hicieron además de la mano de un actor secundario, de un hombre que parecía haber cavado su propia tumba en la NBA como es Raymond Felton pero que ha resurgido de sus cenizas con un buen año en los Mavs. Anoche lideró a los suyos con 21 puntos saliendo desde el banquillo a los que sumó 11 rebotes que teniendo en cuenta su altura es un buen ejemplo de la actitud con la que saltó al parquet.

En el lado Thunder, noche para olvidar para Durant y Westbrook que se combinaron para un paupérrimo 15 de 55. 7 de 33 el alero y 8 de 22 el base para anotar 40 puntos. Ibaka sumó 12 puntos y el resto del roster de Donovan se mostró incapaz de dar algo más al quinteto. La serie se traslada a Dallas donde los Thunder tratarán de recuperar la ventaja y, por qué no, dejar la eliminatoria vista para sentencia en el quinto, en casa.