Los Knicks no pueden seguir con Woodson

jr

Es tan rotundo como triste tener que afirmarlo pero la etapa de Woodson al frente de los Knicks debe acabar. Por el bien de todos. Ayer la imagen del entrenador de Nueva York era la de un hombre sobrepasado por las circunstancias, un entrenador que no sabía cómo atajar la crisis.

Por el bien de un entrenador al que los jugadores más importantes de su vestuario están haciendo la cama, por el bien de un equipo que tiene toda la pinta de pegársela de manera histórica si no cambian los hábitos de un roster enviciado. La confección de la plantilla no apuntaba a ser la mejor pero de ahí a esperar que JR Smith y Raymond Felton (9 millones de dólares entre ambos) rindieran al nivel que lo están haciendo hay un mundo.

feltonNo es de recibo que anoche frente a los Hawks el mejor sexto hombre del pasado curso se marchara con un sonrojante 3 de 18 en tiros de campo. Este año se ha perdido los cinco primeros partidos por consumo de marihuana, sí, un profesional consumiendo marihuana, y esta misma semana fue sancionado economicamente por amenazar vía twitter a Brandon Jennings que había criticado que los neoyorquinos optaran por fichar al hermano de JR antes de un necesario interior. Necesario porque Ty Chandler no se vale solo, porque Stoudemire es de cristal y porque Bargnani no hace gala al título que lleva encima. Fue número 1 del draft de 2.006 y desde entonces se le esperan números que justifiquen que fue elegido por delante de LaMarcus Aldridge o Brandon Roy. Claro que el italiano es de los que menos culpa tienen. Cobra 11 millones y los Toronto Raptors estaban como locos por liberarse de su coste, Nueva York mordió el anzuelo de un jugador tan capaz como desesperante.

Algo de lo que sí se le puede culpa a Woodson es de los minutos de Felton. El ‘2’ de los Knicks no atraviesa un buen momento de forma. De hecho está igual de desacertado como lo estuviera en los playoffs durante el mes de abril pero sigue teniendo galones por delante de un sophomore como Pablo Prigioni. La amplia trayectoria europea del argentino no es nada comparada con la carrera americana de Felton pero no hay más que ver lo que aporta una y lo que no aporta el otro para decidir que Prigioni merece más minutos ahora mismo.

El mayor problema de los Knicks podría ser Amaré Stoudemire. Su sitio se lo ha comido Tyson Chandler pero su contrato (21 millones de dólares este año) no hay dónde colocarlo. El exjugador de los Suns no es ni la sombra de la estrella que fue al lado de Steve Nash y ahora mismo es más una carga que algo parecido a una solución para los del Madison.

Cualquiera que viera ayer el partido contra Atlanta podría afirmar que se le estaba barghaciendo la cama a Woodson. No es de recibo que los Hawks te hagan 30 puntos en el último cuarto cuando tienes que remontar 11 puntos. Y mucho menos si lo hacen de la manera que lo hacen, con tantas facilidades.

El tercer cuarto se acababa y la última posesión pintaba naranja. Una jugada fatalmente elaborada por los Knicks acaba con ¡Kenyon Martin! tirando un triple que casi ni toca aro. Seis segundos después Mike Scott clava un triple frontal sin ninguna oposición. Y cuando digo ninguna es justamente eso, ninguna oposición.

A pesar de ello hubo motivos para esperar la victoria. Gracias a un par de defensas los de Woodson se colocaron 77-82 con posesión. Una posesión desperdiciada por JR Smith que se tiró un mal triple que, evidentemente, no entró. Puede estar más o menos acertado pero su actitud este año está siendo la de playoffs, igual de mala.

Poco después los Knicks iban a la desesperada y seguían perdiendo cuando Carmelo Anthony hizo una de esas faltas difíciles de explicar. Con Kyle Korver, consumado especialista, levantado tirando de tres tras un bloqueo, la estrella de los Knicks va y le empuja. Triple de Korver y adicional. ¿Why Melo?

Poco después el mismo Melo recibe un melón de Felton. El base le da el esférico a Anthony cerca de la medular. El balón pasa a dos metros de las manos de Carmelo que apenas estaba a uno de Felton. ¿Falta de concentración? 

Y así habría mil ejemplos en los últimos 24 minutos del Knicks – Hawks, demasiadas coincidencias siempre sobre las mismas cabezas. JR y Felton principalmente y aunque los números de Bargnani fueron malos, ya hacía gala de esa actitud en Canadá. Ayer se libró de la quema por estar lesionado pero la temporada de World Peace es otro Expediente X. Lleva tres años que…