Los Knicks molan cantidad

Después de dos décadas viendo Friends casi a diario, hay pocas escenas en el día a día que no tenga su reflejo en la mítica serie. También para los amantes de la NBA hay alguna que nos vale como el mítico ‘Los Knicks molan cantidad‘ de Joey Tribbiani.

Desde aquella célebre frase de la serie, es verdad que los Knicks no han ganado más que amigos y disgustos pero incluso en 2020 podemos afirmarlo sin temor: molan cantidad. Tienen una manera diferente de hacer las cosas, casi cada año apuntan a los mejores agentes libres y nunca llegan y el año pasado para más inri, vieron a dos targets llegar a su ciudad…pero a los vecinos Nets.

Kevin Durant dejó claro algo que muchos no quieren asimilar: los Knicks ya no molan. Ya no llaman. Y no podemos culparles. Los jugadores suelen marcar en rojo el día que visitan el Madison Square Garden porque allí es el bautismo en la élite de casi todos pero, paradojas de la vida, nadie quiere jugar allí tres veces por semana. Normal.

Los Knicks viven en una espiral de autodestrucción desde que fueran terceros del Este con Carmelo Anthony como estilete, JR Smith de Sexto Hombre y Jason Kidd y Ty Chandler de veteranos. Ha pasado un siglo desde aquella temporada de la primera mitad de la década pasada y los neoyorquinos se han pegado más tiros en el pie que otra cosa. Con Irving y Durant yéndose a los Nets, los Knicks tiraron de agentes libres más modestos en la agencia libre y, viendo los nombres, podríamos decir que eran fichas interesantes para la partida que podía jugarse a medio plazo. No llegó una gran estrella pero sí jugadores interesantes que sumar a un proyecto además de Julius Randle, un jugador con mucho cartel en sus inicios y cuyos números en la NBA son más que aceptables para ser la estrella de los Knicks. También llegaron Elfrid Payton y Bobby Portis que sin ser estrellas, podían ser interesantes para un rotación competitiva. Claro, esto es Nueva York.

La franquicia que de la noche a la mañana traspasó a Porzingis porque el letón ya veía el desastre que eran a pesar de tenerle a él tenía que hacer algo especial en este 2020. Cerró la temporada pasada con 21-45 de balance y la primera noticia del mercado es un mensaje en redes sociales donde bajo el título «roster updates» anuncian el corte de seis jugadores. Seis.

Un temporal de contratos de 10 días, vale. Se le unen Payton, Portis, Ellington, Pinson y Taj Gibson. Casi nada. Especialmente raro el caso de este último sabiendo que a la Gran Manzana ha llegado uno de sus grandes valedores en la liga como era Thibodeau.

Tampoco estuvo nada mal la respuesta de Dotson, jugador de los Knicks las últimas tres temporadas y que es agente libre sin restricciones en el mercado. Todo hace indicar que no regresará a lucir el 21 de los Knicks