LeBron lidera y Dellavedova ejecuta el asalto al Oracle (95-93)

Segundo partido de las finales de la NBA y segunda prórroga que se fuerza, además, con un nuevo tiro ganador que no entró de los Cavaliers. Los de Blatt se hicieron fuertes  a pesar de la baja de Kyrie Irving y precisamente su sustituto, Matthew Dellavedova, fue el mejor del tramo decisivo del partido además de por su defensa a un errático Curry. LeBron James completó un partido sensacional a pesar de una nefasta noche en el tiro ya que acabó con 11 de 34 cuando llegó con 7/13 al descanso. 

Así lo vivimos en directo

Los Golden State Warriors comenzaron mejor el partido ante unos Cavaliers que todavía no se podían creer su mala suerte con la lesiones. Klay Thompson comenzó exhibiéndose con siete puntos de los primeros nueve de su equipo pero se tuvo que ir pronto al banquillo por problemas de falta. Tras un triple de Leandrinho Barbosa, los Warriors tuvieron la máxima ventaja del partido (12-20) pero acabaron el cuarto empatados. Steve Kerr planteó un partido de small ball al que Blatt respondió colocando a Mozgov y Thompson en la pintura. Todos los tiros que fallaban los Cavaliers acababan en las manos de sus pívots o en faltas recibidas por ellos mismos. Al descanso y tras un mal tiro de Curry en un contraataque precipitado, los Cavaliers se imponían por dos puntos a pesar del partidazo de Klay Thompson. El tercer cuarto fue igualado y los Cavaliers no terminaron de distanciarse mientras los Warriors, por su parte, no conseguían ponerse por delante en ningún momento.

El estallido llegó en el cuarto. Con sendos triples de JR Smith y Dellavedova, los Cavaliers se pusieron 12 arriba a falta de tres minutos y encendieron todas las alarmas del Oracle Arena que se levantó como pudo. Un triple de Iguodala, otro de Curry, un 2+1 de Barnes y una enorme defensa colectiva, principalmente del propio Iguodala sobre LeBron James, permitieron a los Warriors liderar un 15-4 de parcial que hizo que Curry empatara el partido a falta de 7″. La defensa de Iguodala se volvió a imponer a un errático LeBron James y el palmeo de Tristan Thompson tampoco encontró el aro.

La prórroga comenzó como en el Game 1…pero al revés. Los Cavaliers sabían bien lo que tenían que hacer mientras los Warriors se jugaban tiros precipitados y se iban 5 abajo. Dos buenas canastas de Draymond Green pusieron a uno a los Warriors, Curry les puso por delante con dos tiros libres y llegó la última defensa…o eso parecía.

Iguodala se volvió a comer a LeBron James y Green le colocó el tercer tapón de la noche al 23 de los Cavaliers. Cuando el balón se fue hacia la banda, a Curry se le escapó y los Cavaliers mantuvieron la posesión. Un mal ataque de Lebron acabó con un rebote abierto que se llevó Dellavedova. Desde la línea de libres puso uno arriba a los Cavaliers y después, desde la defensa, frenó a Curry que intentó ganar el partido con un airball. LeBron fue a la línea de libres y solo anotó uno pero Curry volvió a fallar, esta vez con el pase, y los Cavaliers completaron la machada.

Las finales se reanudarán dentro de dos en Cleveland y los Warriors están obligados a asaltar el Quickens al menos una vez.

Finals-2-stats

Foto de portada de Ezra Shaw, Getty Images