La noche más vergonzosa

sacre texto

La pasada madrugada los Cleveland Cavaliers recibieron en el Quicken Loans Arena a los diezmados Lakers. En la etapa de LeBron en los Cavs este enfrentamiento se hubiera tildado de partidazo, ahora sin embargo es todo lo contrario.

Los Cavs llegaban al encuentro con 5 derrotas consecutivas y si sumamos la de ayer, el record se queda en 16-32, muy lejos de lo que se esperaba. El regreso de Mike Brown a Cleveland está siendo horrible tanto para el entrenador, como para la propia franquicia.

Dejando a un lado los problemas de los Cavaliers (hay material para escribir un libro), el encuentro de ayer superó con creces cualquier cosa que hubiéramos visto hasta el momento (incluyendo la paliza que recibieron los Cavs en el Madison). Los hombres de Mike Brown se enfrentaban a unos Lakers que solo disponían de 8 jugadores antes de empezar el encuentro, un equipo completamente destrozado por las lesiones y que no levanta cabeza. Pero todo el mundo gana en Cleveland, sus jugadores no quieren saltar a la cancha, no quieren jugar para su equipo, ayer llegaron a encajar 70 puntos en una primera parte en la que más de un aficionado debió echarse a llorar.

Lo que ocurrió luego va a quedar para la historia, y no precisamente por bueno. La lesión de Nick Young y los calambres de Jordan Farmar dejaron a los angelinos en 6 jugadores. Más tarde, el alemán Chris Kaman, quien decidió que ya le tocaba tumbarse en el banquillo, fue eliminado por faltas dejando a LA con 5 efectivos, pese al desplante de Kaman, fue a falta de 3:32 minutos cuando llegó el momento álgido de la noche. Ese fue el momento en el que los árbitros pitaron la sexta falta personal de Robert Sacre, acabando de alegrarle la noche a Mike D`Antoni. La NBA no permite jugar con menos de 5 jugadores en pista, por lo que Sacre jugó los últimos minutos del encuentro pese a estar teóricamente expulsado. Cada falta de Sacre a partir de ese momento equivalía a una técnica más una falta personal, una noche para recordar.

Lo más surrealista de todo esto, es que los Lakers, pese a lo ocurrido, se llevaron la victoria ante unos Cavs que ni sienten ni padecen. Las consecuencias no se han hecho esperar, Cleveland ha destituido hoy a Chris Grant, General Manager del equipo, ¿será Mike Brown el siguiente?