Foto Euroleague | El Fernando Buesa Arena no pudo celebrar la mejor entrada de su historia con una gran victoria. Los pupilos de Ibon Navarro plantaron cara al CSKA de Moscú de la mano de un imperial Darius Adams (31 puntos y 5/10 en triples) pero acabaron cayendo a pesar de bordar el baloncesto en el primer cuarto.

Los vitorianos completaron un primer cuarto excepcional terminando 27-15 tras maquillar Sasha Kaun el marcador al final del mismo. Impulsados por una gran trayectoria en Europa, los vitorianos querían conseguir con su meteórica ascensión en el top 16 y apretaron las clavijas a uno de los grandes del viejo continente que estrenaba, además, estrella. Y es que Andrei Kirilenko regresó a la Euroliga tras dejar la NBA la pasada semana. AK47 no estuvo acertado pero su sola presencia en una pista FIBA impresiona. Se encontró con un excompañero de los Nets como Toko Shengelia.

Con doce abajo en el marcador, el ejército rojo de Itoudis comenzó a defender para deja al Laboral Kutxa en 15 y 13 puntos en el segundo y tercer parcial. Ahí comenzó el cambio. El CSKA revolucionó el juego desde su defensa y a pesar de no tener ninguna actuación excepcional, se llevó el choque tras liderar el marcador ya al final del tercer cuarto por un punto. Durante el último cuarto hubo tres jugadas destacadas como la del más listo de la clase, Teodosic, sacando a la espalda de un rival en un saque de fondo y anotando con facilidad y los dos triples a tabla de Adams para apretar e igualar el marcador. A pesar de empatar a falta de tres minutos, el Laboral Kutxa se ahogó en la orilla.

Fridzon con 13 y De Colo y Teodosic con 11 cada uno fueron los más destacados en anotación de los rusos que tuvieron a Vorontsevitch como un pilar defensivo con diez rebotes en su zona para un total de trece. Esta victoria frena un poco el ascenso del Laboral Kutxa que tendrá que esperar un favor del Unicaja de Málaga que recibe al Anadolu Efes.