La Real de Eusebio aprovecha los regalos de Krychowiak

Eusebio Sacristán hizo bueno el dicho de “a entrenador nuevo victoria segura”. La Real Sociedad se impuso al Sevilla y rompe así con más de seis meses sin ganar en casa desde que lo hiciera el 1 de mayo frente al Levante. Los locales se impusieron con goles de Agirretxe y Prieto que aprovecharon sendos regalos de Krychowiak. Mateu Lahoz no estuvo acertado señalando fuera de juego -a instancias de su asistente- en una jugada que Immobile acabó con el balón en las redes. Andreolli se lesionó solo y a falta de pruebas, parece de gravedad.

Foto portada: La Liga

La Real Sociedad llegaba sin Carlos Vela ni Diego Reyes por decisión técnica al primer choque de Eusebio en Anoeta desde 2010. El que fuera entrenador visitante el día del ascenso txuriurdin debutaba como técnico local y lo hizo con una idea clara de toque y asociación. Puso en liza un once con Illarra y Pardo en la sala de máquinas mientras Emery, que regresaba a su casa, dejó en el banquillo a Konoplyanka en detrimento de Reyes. Las primeras ocasiones fueron sevillistas con el citado gol anulado -más bien jugaba invalidada- a Immobile y un robo del italiano a Iñigo Martínez que no encontró rematador pero las primeras llegadas fueron locales. El tramo final del primer tiempo fue coincidió con los mejores minutos de los de Eusebio que tuvieron en un tiro de Canales su mejor opción.

El Sevilla salió mejor en la reanudación y la primera ocasión fue para Immobile que falló un mano a mano con Rulli tras una dejada de Iborra. Minutos después llegó la réplica que fue para Xabi Prieto. Yuri aprovechó un mal centro de Mariano y puso un balón perfecto a la frontal donde el capitán de la Real cazó una volea que obligó a lucirse a Sergio Rico. Un minuto después la tendría dos veces Vitolo que también sería el encargado de llevar peligro a la meta de Rulli al cumplirse el cuarto de hora de partido.

En el minuto 72 y tras un córner lanzado por Pardo, un mal despeje de Krychowiak le quedó a Agirretxe que empaló un disparo imparable para Rico. Era el noveno tanto del año para el delantero de Usurbil y Anoeta estalló de alegría. Más aún cuando cuatro minutos después el capitán Xabi Prieto aprovechó otro mal despeje del polaco para hacer el segundo.

Los últimos minutos fueron un duelo de idas y venidas donde nadie encontró el gol. El que más cerca estuvo fue Oiarzabal, canterano de la Real que dispuso de una buena contra que desvió Rico.