La pérdida de Green que costó el partido

Con dos segundos por jugarse y tras una canasta marca de la casa de Harden para darle la ventaja a Houston Rockets, los Golden State Warriors se disponían a un último esfuerzo para ganar el partido. Pusieron el balón en juego y lo recibió Draymond Green que tuvo una pérdida que acabó por costarle el partido a los de Steve Kerr. De esta manera, los Rockets consiguen, contra todo pronóstico, sumar una victoria a su casillero en la eliminatoria contra Golden State.