Collins con Jrue
Collins con Jrue

Se acabó. Ya no habrá más jornadas maratonianas, la Regular Season 2012-13 ya es historia…y se ha cobrado tres víctimas el primer día de vacaciones.

Byron Scott, Lawrence Frank y Doug Collins no entrenarán el año que viene a Cavaliers, Pistons y Sixers. La de Collins es esperada y se entiende, las otras dos francamente no.

Con los altibajos habituales de un equipo pequeño, los Pistons y los Cavaliers tuvieron momentos de gran baloncesto bajo las órdenes de sus técnicos. Sería más difícil tener peor suerte que Scott con las lesiones por ejemplo.

Sus Cavaliers sufrieron la lesión de larga duración de Anderson Varejao cuando sonaba para el All Star, Kyrie Irving, su máxima estrella se perdió 23 partidos también por lesión. Por si fuera poco, Dion Waiters se perdió dos partidos menos que Kyrie…

El equipo de Scott era un equipo vistoso. Tenía un buen roster que podría ser más que interesante en cuatro meses cuando empiece de nuevo la liga con un nuevo jugador elegido vía draft. Irving, Waiters, Thompson, Varejao, Ellington, Speights…no suena nada mal para luchar por ser top ten -y no veo por qué no playoff- en la Conferencia Este.

Lo mismo ocurre con Lawrence Frank. Desde que llegara Calderón los Pistons fueron bipolares. El parcial de 2-13 después del All Star puede que fuera demasiado para él pero, ¿Qué esperaban los rectores de los Pistons? ¿Qué esperaban de un roster en el que se tira el dinero en Maggette, Maxiell, Stuckey o Villanueva? Y eso que han tenido buenos partidos. Sobre todo el dominicano pero es imposible justificar que cobre más de 1 millón de dólares por cada punto que promedia, es decir, promedia 6 puntos y cobra 8 millones. Terrible.  En esa tesitura nos encontramos con los 10 millones de Maggette, los 8 de Stuckey o los 5 de Maxiell.

Que Doug Collins no iba a seguir era un secreto a voces. Que haya acabado la temporada es un milagro. Los Sixers le han hecho la cama de buena manera y si ha acabado la temporada es porque se daba por temporada de transición, por una temporada perdida…empezando desde los despachos. Los mismos despachos que firmaron a Bynum que ha cobrado nada más y nada menos que 16 millones de dólares por jugar a los bolos porque con la camiseta de los Sixers se ha sacado las fotos de pretemporada y nada más.

En su haber, la gran temporada de Jrue Holiday, All Star incluido. De ahí en adelante nada más. Largaron a Vucevic en el Dwightmare y el montenegrino, cobrando 15 millones menos que Bynum, ha promediado 13 puntos y 11 rebotes en Orlando.

Desde la lesión de Jason Richardson los Sixers no existieron. Antes tampoco hicieron mucho y la temporada de los de Collins ha sido decepcionante. Cuando no jugaban a un ritmo desesperante, perdían de 20 contra Orlando sin Vucevic, Nelson ni Davis, se iban 20 abajo al descanso contra los Raptors y cosas así.