La masterclass de Toronto

La masterclass de Toronto

Toronto lidera las finales de la NBA después de imponerse en el Game 3 en el Oracle Arena y lo hace con merecimiento después de tumbar a Stephen Curry y a los Warriors con una masterclass de baloncesto. Que las bajas de los de Kerr estaban ahí pero que se fueron a descansar con un 50% en tiros de campo, un 40 en triples y un 90 en libres. Casi nada.

De los cinco titulares -Lowry, Green, Leonard, Siakam y Gasol- solo el 2 tuvo un +/- por debajo de los 11 puntos de diferencia. Eso sí, completó una actuación sobresaliente con 30 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias, 2 robos y 2 tapones para un +6 con él en pista.

Golden State sobrevivió como pudo de la mano de Stephen Curry en la primera mitad pero la segunda fue un querer y no poder mientras el martillo pilón de los canadienses iba haciendo camino sin tener el runrún de una posible remontada. Toronto ganó los cuatro cuartos del partido a pesar de que Golden State jugó más rápido y tiró -en la segunda mitad- 10 veces más que los norteños.

El parcial fue de +6 en los últimos 24 minutos con 10/20 en triples, un 56% en tiros de campo y un casi perfecto 7/8 desde la línea de tiros libres. Repartieron 19 asistencias en 23 canastas, robaron cuatro balones y gracias a la Block Party de Serge Ibaka, taponaron nueve tiros de los Warriors en su intento de remontada.

En el tercer cuarto anotaron 7 triples por solo 4 tiros de dos. Vivieron de los triples y mataron a los Golden State Warriors con el arma que ha hecho legendario al equipo de la Bahía con mucha culpa de Danny Green que volvió a sacar su fusil en un partido de las Finales como hiciera en 2013. 3/4 en solo 4:56′ de juego. Casi nada. Kawhi sumó 15 puntos él solo, la mitad de lo que anotaron todos los Warriors (31).