Marco Pantani Giro 99

Pantani

Doce años han pasado de la muerte de Marco Pantani y más aún, diecisiete, del Giro que le cambió la vida. El Pirata era líder de la Corsa Rosa con cinco minutos de ventaja sobre su más inmediato perseguidor tras ganar cinco etapas…pero se pasó de ematocrito. En la época negra del ciclismo en la que la UCI permitía valores de hasta el 50% sin importar que el cuerpo diera valores de 37 o 48, Pantani fue cazado con un 52% y, por lo tanto, excluido del Giro de Italia.

En 2014 la Fiscalía de Forlí accedió a reabrir el caso y según informa hoy la Gazzetta del Sport, el líder del Mercatone pudo ser víctima de un clan mafioso que habría amenazado a un médico para que falseara los valores de Pantani y le excluyera de la corsa que acabaría ganando Ivan Gotti y que recordaremos como aquella en la que un joven llamado Paolo Savoldelli no se vistió de rosa por respeto a Pantani un día y perdió el Giro esa misma tarde.

Además de Pantani, su compañero Marco Velo fue excluido del Giro por valores anómalos en el hematocrito lo que hizo que sus compañeros del Mercatone no salieran en una penúltima etapa que se llevaría el español Roberto Heras. Desde hace años se atribuyó ese positivo a la mafia. Primero por las apuestas y ahora directamente.

La clave de esas sospechas estaba en el mafioso Rento Vallanzasca, condenado a cuatro cadenas perpetuas y que, por entonces, compartía celda con un importante exponente mafioso de identidad desconocida. Según recuerda Vallanzasca en su autobiografía, publicada ese mismo año, su compañero de celda le recomendó invertir todos sus ahorros en los rivales de Pantani porque estaba seguro de que “no acabaría el campeonato”, según se hace eco EFE.

El fiscal Sottani está reconstruyendo los hechos y según se ha podido saber, la mafia habría apostado grandes cantidades de dinero contra Pantani lo que habría deparado en el falso positivo del pirata.

“Un clan ‘camorrístico’ amenazó a un médico para obligarle a alterar el test de forma que Pantani diera fuera de lo permitido”, escribe el fiscal Sottani, según la Gazzetta. Sin embargo, al haber acontecido los hechos hace 17 años, y haber quedado ya prescritos los presuntos delitos, la Fiscalía de Forlí solo puede proceder al “archivo” de la cuestión.