Kyrie Irving destroza a unos Pacers bipolares

Los Cleveland Cavaliers pusieron el 2-0 en la serie ante los Indiana Pacers tras un partido de lo más loco que se recuerda en el que los de McMillan comenzaron bien, llegaron vivos al descanso a pesar del 9/16 en triples de los locales y se hicieron el harakiri para verse 20 abajo cuando alguien ideó lo más extraño jamás visto: una defensa de Lance Stephenson sobre Kevin Love. En cuatro posesiones, el de UCLA sacó tres faltas y consiguió una canasta fácil para pasar del -10 al -19 en el tercer cuarto.

Indiana comenzó con ganas de sorprender de la mano de su estrella, Paul George, que se fue hasta los 10 puntos en los primeros minutos con 2/3 triples en solo tres minutos de choque. El Big Three de los Cavs se puso manos a la obra y LeBron, Love e Irving lanzaron de manera excelsa para darle la vuelta al partido y acabar el primer cuarto por delante gracias a dos triples de Love y Deron Williams. Tras un primer cuarto digno del Oeste, los Cavs vencían por 32 a 29. Un 10-0 de parcial entre el término del primero y el inicio del segundo les dio a los de Ohio la primera renta de dos dígitos (40-29). 

La renta llegaría a ser de 13 (56-43) pero los Pacers sobrevivieron hasta el descanso. Y sobrevivir es el verbo correcto porque los Cavaliers anotaron 9 triples y el Big Three completó una primera parte sensacional con 42 puntos y 16/23 en tiros de campo. En el otro lado, Paul George sumaba ya 18 puntos.

Como sucediera en el segundo, el tercer cuarto empezó con los Cavs arrollando. 7-0 de inicio en apenas dos minutos hicieron parar a Nate McMillan que vio cómo los Pacers agotaron una posesión sin tirar y tuvieron una pérdida antes de verse ya 12 abajo. Bajarían a 9 la desventaja pero no se acercarían más y llegarían a ir 19 abajo (89-70) después de que con un 80-70 a favor de los campeones alguien pensara en el banquillo de los Pacers que el mejor defensor para Kevin Love era Lance Stephenson. Indiana llegó a 18 al último cuarto después de sufrir una tornado llamado Kyrie Irving. Anotó 14 puntos en el tercer parcial firmando un +13 con él en pista. Love anotó 10 puntos con solo dos canastas de campo.

Con el partido perdido, los Pacers comenzaron a defender. Más vale tarde que nunca dice el refrán pero era, evidentemente, tarde. Se pusieron 109-104 tras un 0-10 de parcial a favor y el partido pareció destinado a regalarnos otro final de infarto pero nada más lejos de la realidad. Indiana no llegó a ponerse a una posesión y a pesar de anotar con un 60% de acierto y dejar a los Cavs en un 38, dos rebotes ofensivos de Tristan Thompson mataron el partido. Los Cavaliers viajan a Indiana con los deberes hechos y una sensación de superioridad que los Pacers deberán analizar. Han llegado vivos a dos finales en Cleveland y han perdido los dos partidos por no saber competir durante 48′, McMillan tiene trabajo que hacer. 

El Big Three fue más grande que nunca y acabó con 25+10 de LeBron, 27+11 de Love y 37 puntos de Kyrie Irving. PG13 acabó con 32 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias.