Klay Thompson se rompe el cruzado

Klay Thompson se rompe el cruzado

No se acabaron las malas noticias para los Golden State Warriors con la derrota y el adiós al Oracle. Cuando mejor estaban, cuando le habían dado la vuelta al partido, cuando llegaron los mejores momentos de los Warriors con las máximas rentas de la noche -nunca más de dos posesiones-, una jugada que parecía un claro mate -con suerte, un 2+1- acabó en desastre. Ese mate no entró, Klay cayó al suelo y su ligamento cruzado anterior se rompió para poner -casi- punto y final a su participación en las Finales de 2019 y decir adiós hasta 2020.

Klay pareció empezar a llorar en el parquet del Oracle, se levantó y se fue por su propio pie -aunque cojeando- al vestuario pero a medio camino le recordaron que tenía dos tiros libres por tirar. Lo hizo, los anotó -30 puntos para él con solo 12 tiros- y se fue al vestuario después de que DeMarcus Cousins cometiera una falta para que se fuera. Minutos después, abandonaba el Oracle Arena en muletas y con muy malas noticias para una franquicia que anoche dijo adiós a su pabellón y a muchas de sus posibilidades de ganar un anillo que, de llegar, sería heroico.