Malas noticias para los Oklahoma City Thunder, para el público en general y para el pasado MVP de la NBA en particular y es que Kevin Durant se pierde lo que resta de temporada.

El jugador de los Thunder tendrá que pasar por quirófano para reparar las molestias en el pie que solo le han dejado jugar 27 partidos en lo que va de regular season. La estrella de Oklahoma pasará por el quirófano esta semana y el tiempo de baja esperado va de los cuatro a los seis meses sin participar en actividades de baloncesto.

Sam Presti compareció ante los medios para explicar cómo ha actuado Oklahoma ante esta situación: “Como dijimos, Kevin se iba a tomar estos días para ver la evolución de su lesión. Hemos viajado a Nueva York para visitar a especialistas y se ha concluido que además de las inflamaciones del hueso cuboide, la zona dolorida por la Fractura de Jones que había mejorado ha sufrido una regresión en vez de evolucionar favorablemente. Nos hemos puesto de acuerdo, la franquicia los médicos y el propio Kevin en que lo mejor llegados a este punto es un injerto óseo que es el procedimiento habitual de entre el cinco y el ocho por ciento de los fracturas de Jones que no superan las molestias de primeras. Este procedimiento es el mejor a largo plazo“.