Jimmy Butler y Joakim Noah, enfrentados por Derrick Rose

Jimmy Butler y Joakim Noah, enfrentados por Derrick Rose

La salida de Jimmy Butler este verano en los Bulls fue el último capítulo de cinco años difíciles de creer en Chicago. Según narra Nick Friedell en la ESPN en un artículo que hay que leer sí o sí y en el que disecciona la destrucción de los Bulls candidatos, Jimmy Butler y Noah estuvieron enfrentados, entre otros motivos, por Derrick Rose.

Friedell le da el primer capítulo de la caída del nuevo imperio bull a la primera lesión de rodilla de Derrick Rose como no podía ser de otra manera. Aquel 28 de abril de 2012, las esperanzas de que los Bulls volvieran a ganar un anillo de la mano del MVP más joven de la historia se rompieron igual que el ligamento de la rodilla del base de la Universidad de Memphis.

“Tuvo un accedente que incluso a día de hoy parece difícil de explicar”, explica a día de hoy Taj Gibson. El ala pívot de los Timberwolves quiso echar un cable a Jerry Paxson: “La gente no entiende lo que se pierde con esa lesión y el nivel de estrés mental que le generó -a Rose”. Esa lesión del, por aquel entonces, recién renovado Derrick Rose, limitaba mucho el espacio salarial disponible en el seno de los Bulls.

El ascenso de Butler

Cuando fue elegido como número 30 del draft de 2011, Jimmy Butler pasó a ser el último jugador en la rotación de los Chicago Bulls. Excelso defensor, Butler comenzó a hacerse un hueco -y un nombre- gracias a varios partidos ante los Heat de LeBron en los que fue capaz de secar a King James. En su tercer año ya era titular y promediaba 14 puntos. Demostró, con una disciplina brutal, que podía colocarse entre los mejores jugadores de la NBA.

Con Butler ya como segundo espada, los Bulls cayeron en las semifinales del Este ante los Cleveland Cavaliers de LeBron James en 2015 tras ponerse 2-1 en una serie en la que no estaba Kevin Love y en la que Kyrie Irving jugaba más lesionado que sano.  Thibodeau fue despedido dos semanas después de la derrota final ante los Cavs, por 21 y en Chicago. Paxson y Forman criticaban el uso que Thibs hacía de su roster por la carga de minutos que solían llevar las estrellas. Ningún jugador le criticó públicamente pero sí en privado, ante Paxson y Forman, por su comportamiento y sus malas formas contra ellos en alguna derrota.

Sin Thibodeau al mando, los Bulls buscan entrenador y creen encontrar a un Steve Kerr 2.0 en la persona de Fred Hoiberg. Nada más lejos de la realidad.

Aquel verano Jimmy Butler comenzó a hablar como imagen de la franquicia lo que no hizo gracia alguna a Derrick Rose. Las continuas lesiones del base habían dejado huérfano el puesto de estrella de los Bulls y Butler, pick 30 del draft, cogió el sitio. ¿El problema? Noah era íntimo de Rose, claro.

Le recuerdo hablando de ello en verano. Voy a ser el point guard titular, voy a ser quien tome las decisiones y pensaba, tío, tenemos a Derrick aquí, ¿por qué el segundo guard está hablando de soy el titular?” Ese tipo de cosas, según Noah, afectan a todo el equipo.

Los Bulls no pudieron obviar que la relación entre el galo y el de Marquette se había roto algo que Butler todavía no se explica: “No sé, es cierto que estaba conmigo desde que no era nadie en la liga cuando mi voz no se oía hasta que llegué a ser un All Star. Entonces se me oía y quería hacerme escuchar“, dice el 23 de los Wolves.

“Éramos diferentes, nos llevábamos bien pero éramos diferentes”, recuerda Noah. El 28 de enero de 2016, con Noah en los Bulls todavía, Butler se sacó una foto con Mark Wahlberg durante el descanso del primer cuarto en Los Angeles. De esta manera, el 21 dejaba claro que estaba harto de todo lo que pasaba en los Bulls.

Según Friedell, el centro de sus iras era Joakim Noah y su desidia a la hora de acudir a las citas del equipo siendo un “mal ejemplo” para los jóvenes. “Quiero que la gente trabaje tan duro como yo lo hago”, dijo Butler entonces antes de empezar a cambiarse en una zona diferente del vestuario o a aislarse del resto del roster. “No me estoy separando pero quiero que la gente haga bien las cosas, tío”, dijo entonces.

La primera temporada de Hoiberg, que sería la última de Rose, Gasol y Noah, los Bulls fallan en su intento de ir a playoffs y tras estar media temporada en el top 4 del Este viven un 2016 para olvidar y quedan fuera de los ocho mejores. Rose sería el primero en salir. Noah le seguirá a New York y Pau Gasol haría las maletas para ir a San Antonio.

Un año después, Butler dividió el vestuario entre los que estaban con él -y Wade- y los que no.

Al final de la charla con Friedell, Noah reconoce que echa de menos aquella época en los Bulls: “Éramos un equipo de 60 victorias, en verano pensabas que podías ganar el anillo. Era lo mejor. Pensar que puedes ganar un anillo es lo mejor”.