Indiana, la fábrica de MIPS

Indiana, la fábrica de MIPS

Si no puedes fichar una estrella, elígela en el draft sería la máxima de la NBA si hubiera una. Pero hay letra pequeña. Si no tienes elecciones altas porque no tankeas y si no puedes fichar estrellas, mejóralas.

Los Indiana Pacers solo han elegido en el top 10 una vez en lo que va de siglo. Esa elección fue Paul George, jugador franquicia de la NBA desde 2012 hasta su traspaso en 2017, cinco años en los que Indiana jugó dos finales del Este y solo faltó a un playoff por culpa de una grave lesión del de Palmdale. Un año después de elegir al californiano, los Pacers eligieron a Kawhi Leonard para traspasarlo a San Antonio a cambio de George Hill y aún y todo llegaron a discutirle el trono del Este a LeBron James.

Cinco año antes de Paul George, los Pacers pusieron la primera piedra de su proyecto de no tankeo con la elección de Danny Granger en el pick número 17 de 2005. Larry Bird le hizo entrenar con Indiana y tras acabar el workout le pidió perdón por hacerle perder el tiempo: creía que era imposible que el de NOLA cayera hasta la 17ª elección y lo hizo.

En su cuarta temporada en la liga, Granger se llevó el Most Improved Player de la NBA, el primero de los tres que los Pacers se llevarían en solo nueve años. A sus 25 años promediaba 25,8 puntos con un 40,4% de acierto desde el perímetro lo que le convertía en uno de los mejores tiradores de toda la liga. Sus lesiones dejaron un vacío difícil de llenar en el seno de Indiana, un hueco que llenaría Paul George. El 24 de Palmdale recogería el testigo de Granger y también levantó el MIP solo cuatro temporadas después que el 33. Granger había pasado de 19 puntos a 25 a los que sumaba 5 rebotes, casi 3 asistencias y un robo.

Tenía 22 años y promediaba 17,4 puntos, 7,6 rebotes 4,1 asistencias y casi dos robos por partido en el subcampeón de la Conferencia Este que llevó a LeBron James al Game 7 de las finales del Este. Había logrado pasar de 12+5+2 el año del lockout a unos números que le valieron su primer All Star. Un año después se fue hasta los 21,7 puntos y ayudó a que Indiana acabara con 56 victorias.

Todo saltó por los aires en verano de 2017 cuando Paul George alertó a la gerencia de los Pacers de que no iba a renovar y se iba a marchar a los Lakers en la agencia libre de este verano. Indiana movió ficha y adquirió otro MIP, Victor Oladipo.

El escolta llegado de los Thunder pasó de rol player a go-to-guy con 23,1 puntos por partido, disputó su primer All Star Game, se coló en uno de los mejores quintetos de la NBA y anoche se llevó el galardón de Most Improved Player . El tercero para los Pacers desde 2009. Pasó de 15,9 puntos a más de 23, de 2,6 asistencias a más de 4 y de 1,2 a 2,4 robos por partido convirtiéndose en el mayor ladrón de la liga.