Indiana 1-1 Sabonis

Indiana 1-1 Sabonis

Anoche compartí tres cuartos de hora de tertulia sobre la NBA con los amigos de NBAdictos y he de decir que parte del debate que tuvimos se vino abajo como un castillo de naipes en cuanto colgamos el teléfono. Me preguntaron por Sabonis y comenté que lo lógico era -porque nos decían que no iba a renovar- que estuviera en el mercado porque había que renovarlo ayer o tratar de retenerle el verano que viene y los Pacers no iban a dudar. Y no lo hicieron.

Poco después de colgar el teléfono saltaba la noticia: Indiana renovaba a Domantas Sabonis por cuatro temporadas a cambio de algo menos de 80 millones de dólares lo que podremos considerar un win-win porque los amarillos se aseguran cuatro años más de un jugador con un crecimiento exponencial y él está en un equipo que apuesta por él y que vaya usted a saber pero en la última década ha tenido a tres jugadores que se han llevado el Most Improved Player y eso habla muy bien de la manera que mima y potencia a sus jugadores la franquicia. Danny Granger fue el primero y le siguió quien terminó por quitarle el sitio en Indiana, Paul George, y hace nada fue el sustituto de Trece cuando decidió hacer las maletas rumbo a Oklahoma. No es que Domantas lo vaya a ganar pero es que su crecimiento puede ponerle en guarismos cercanos a los 18 puntos y más de 11 rebotes y eso son números a tener en cuenta porque Siakam lo ganó con 17 y 7.

Al lituano le definieron en redes sociales anoche como un «double-double machine» y es que es tal cual. Promedió 14 puntos y 9 rebotes el pasado curso y el dato que arroja su evolución es bestial. En solo cuatro minutos de media más que en su año rookie -en OKC- Sabonis promedió más del doble de puntos y de rebotes. De 5,9 a 14,1 y de algo más de tres a superar los nueve. Casi nada. 

Sabonis será una pieza fundamental en el engranaje de los Indiana Pacers de un McMillan que no podrá contar con Victor Oladipo en el inicio y deberá sobrevivir sin su All Star. Sin Thaddeus Young, Darren Collison ni Bojan Bogdanovic, el lituano es, además, uno de los jugadores que más año lleva en los Pacers de cuantos quedan en el roster del Bankers y está por ver todavía cuál es su techo y, sobre todo, cómo de temible termina siendo su dupla con Myles Turner ya que ahora sí, serán el dúo interior titular de los Pacers. Y serán uno de los mejores del Este.