Zenit Mestalla
El Valencia celebra el 2-2. Foto UEFA
El Valencia celebra el 2-2. Foto UEFA

Tres años después de caer en París en octavos de final de la Champions de la 2012-2013, el Valencia disputaba un partido propiamente de Champions en Mestalla pero el resultado no pudo ser peor. Los de Nuno fueron a contracorriente desde el inicio del mismo tras un gol de Hulk que repetiría suerte al filo del descanso con un trallazo desde fuera del área. A pesar del empate de André Gomes, Wiesel terminó de amargar al conjunto che con un gran gol desde fuera del área.

Nuno presentó un once con novedades. Empezando por Joao Cancelo en el lateral derecho en lugar de Barragán y continuando por la nueva suplencia de Paco Alcácer que tuvo que salir en el descanso. El Zenit llegaba a Valencia con una nefasta racha frente a Españoles y es que no había conseguido ganar a un equipo de La Liga en los últimos nueve enfrentamientos directos. Racha que rompió en Mestalla.

Primero con un gran gol de Hulk que a los nueve minutos recibió un balón en el balcón del área y lo cruzó para dejarlo lejos del alcance de Jaume Domenech que volvió a ser titular por delante de Yoel. El delantero brasileño pudo pensar, preparar y ejecutar el disparo que hizo el 0-1 ante la pasiva mirada de Joao Cancelo tras recibir un balón de Danny. El lateral luso había tenido antes la primera ocasión para el Valencia con un disparo lejano que se estrelló en el poste.

Piatti incomodó a Lodygin con un disparo sin peligro y el Valencia pidió penalti por una mano involuntaria de Javi García dentro del área pero al filo del descanso fue el propio Hulk el que volvió a batir a Jaume. En esta ocasión fue un zurdazo mucho más lejano y ante el que el meta del Valencia pudo hacer bastante más.

Nuno reaccionó y dio entrada a Alcácer y André Gomes en el descanso. A los diez minutos de la reanudación, un mal centro de Joao Cancelo sorprendió a Lodygin y se convirtió en el 1-2. Antes se le había anulado un tanto a Alcácer por un fuera de juego que ni siquiera la repetición deja claro si fue. Con el Valencia volcado André Gomes empató el partido con la colaboración del meta ruso que no pudo despejar su disparo. Tres minutos después, Axel Witsel enmudeció Mestalla con un derechazo que dio en la cepa del palo antes de ser el definitivo 2-3.