Dwight Howard 36+26

Nada será lo mismo en un Clippers-Rockets desde que los tejanos levantaran el 3-1 adverso de los pasados playoffs y el de ayer no fue una excepción en lo que a memorable. En un partido que se fue a la prórroga tras remontar Harden y compañía 14 puntos en el último cuarto y que decidieron los 40 puntos de JJ Redick asistimos al renacer de una estrella. Porque Dwight Howard volvió a ser Superman. El pívot de los Rockets acabó con 36 puntos -incluyendo un 14 de 18 en tiros libres- y 26 rebotes -10 de ellos ofensivos- a los que sumó 4 asistencias. Ni siquiera la histórica noche de uno de los mejores pívots de la década pudo frenar a los Clippers.