Asik la moneda de cambio de los Rockets
Asik la moneda de cambio de los Rockets

En Houston llevan mucho tiempo buscando un proyecto que les permita luchar por un anillo. Lo intentaron con Yao y T-Mac, pero las lesiones de ambos acabaron con sus opciones, ahora les toca el turno a Harden y Howard, de momento pinta bien la cosa.

35-17 es el record de los Rockets en lo que llevamos de temporada, el gran trabajo de Kevin McHale, el liderazgo de sus estrellas, y la amenaza constante desde la línea de tres puntos, han hecho de los tejanos uno de los equipos más fuertes de la liga.

Además de la gran aportación de sus dos jugadores principales (Howard 18,8p-12,4r y Harden 23,6p), hay que destacar la labor de los secundarios. Patrick Beverly y Terrence Jones, jugadores de segundo año, han dado un paso hacia delante, ambos se han ganado un puesto en el 5 titular con su buen juego. Un quinteto que tiene como pieza clave a Chandler Parsons, el alero de la universidad de Florida es el pegamento de estos Rockets, su versatilidad y dinamismo completan un quinteto de lujo.

El único problema del equipo es el banquillo, tan capaz como imprevisible. Lin, Casspi, García o el lituano Motiejunas no parecen muy fiables y una moneda al aire es lo último que necesita un equipo que quiere aspirar a todo. El turco Omer Asik podría ser la llave para llevar a Houston un par de suplentes de garantías de cara a las eliminatorias por el título.

Un banquillo regular y capaz de aportar en los momentos clave es lo que separa a los Rockets de ser un aspirante más al título de la NBA.

One Reply to “Houston Rockets: a un traspaso de aspirar a todo”

Comments are closed.