Here comes Indiana

Here comes Indiana

El inicio de temporada fue muy complicado con los rumores de Domantas Sabonis y la lesión de Myles Turner en Brooklyn cuando ganar era urgente (0-3) pero los Indiana Pacers han llegado a tiempo de recordar, por si alguien lo había olvidado, que son uno de los mejores equipos del Este. Anoche barrieron a los Thunder en Indiana en el primer partido contra un equipo del Oeste y TJ McConnell recordó a Oladipo con su clásico gesto de pedir más. Indiana no se conforma, Indiana no frena.

Los Pacers son uno de los dos equipos -los otros son los Celtics- que tienen cuatro jugadores promediando 17 o más puntos con uno de los dos citados -Sabonis- y tres fichajes como Jeremy Lamb, TJ Warren y Malcolm Brogdon que han sumado desde el primer día en Indianapolis. El Bankers anoche fue una fiesta, el banquillo más de lo mismo y los Pacers, ahora sí, evidencian señales para el optimismo.

Con un único partido ante los equipos del Este y quedando 29 ante ellos eso sí, los Pacers suman 7 de las últimas ocho noches por victorias habiendo perdido un único choque en Charlotte y en una prórroga desafortunada y con una extraña decisión arbitral sobre la bocina del tiempo extra que posibilitó la victoria local. Una derrota -Indiana llegó a ir +18- que no debió llegar pero lo dicho, 7 de 8.

7-4 de balance para uno de los mejores planteles del Este que, claro está, todavía no ha visto debutar a su estrella, a un All Star, al go-to-guy de la franquicia. Además del tremendo dato de que cuatro jugadores promedian más de 17 -y Myles Turner casi 15-, en 11 partidos hasta ocho jugadores han anotado por encima de los quince puntos porque cuando no aparecen todos los citados lo hacen TJ McConnell o Doug McDermott cuyo trabajo de verano se vio claramente en la victoria ante Orlando y en el último partido ante Detroit. El 20 asume más tiros y es aún más letal desde la media distancia con tiros que se puede fabricar él solo. Ante Washington, Pistons y Magic, promedió 17 puntos cuando el equipo le necesitaba y asumió perfectamente su rol con la baja de Jeremy Lamb.

Malcolm Brogdon está demostrando que merece todos y cada uno de los -muchos- millones que los Pacers le pusieron encima de la mesa en verano y aunque sus números ya no son históricos da casi tres asistencias por pérdida en un equipo que juega precisamente a eso, a mover el balón.

Solo TJ Leaf promedia menos de seis puntos de entre todos los que tienen muchos minutos de una rotación de 12 jugadores y los Pacers han logrado las últimas victorias sin Lamb ni Turner pero han logrado alguna más sin Bitadze o Sabonis en días en los que faltaron casi todos los altos. Y ganaron igual. Por si fuera poco, JaKarr Sampson está rindiendo a gran nivel en su rol y es que en los Pacers todo funciona mientras Oladipo quema etapas y podría debutar antes de final de mes.