Indiana Pacers

INDIANA PACERS

FRANCHISE PLAYER:
VICTOR OLADIPO

Nombrado Jugador Más Mejorado de la pasada temporada en la NBA, Victor Oladipo se metió a los fans de los Pacers en el bolsillo desde el primer mes de competición y lideró a un equipo que llevó a LeBron James al séptimo partido de una primera ronda por primera vez en su historia. Jugó su primer All Star y recuperó en Indiana lo que en el estado del baloncesto había demostrado en época universitaria. 

Contenders...¿por qué no?

De la mano de Nate McMillan y Victor Oladipo, los Indiana Pacers empiezan la segunda temporada post-Paul George con mucha ilusión. Ilusión que los guerreros del estado del baloncesto se ganaron a pulso durante una histórica temporada 2017-18. Volvieron a caer en primera ronda (tercer año consecutivo) y ante LeBron (por segundo) pero la NBA aplaudió a rabiar el ejemplo de un equipo que pudo tankear tras perder a su imagen pero decidió competir. Y de qué manera. 

Oladipo jugó el All Star Game, los Pacers volvieron a playoffs como quintos del Este y solo una alineación de planetas hizo que los Cavaliers de LeBron James fueran el rival en primera ronda del quinto mejor balance de la Conferencia. Ganaron en Cleveland el primero, arrollaron en el tercero, tuvieron el cuarto en la mano, en el quinto un tapón ilegal de King James cambió la historia y en el séptimo claudicaron a poco del final cuando el marcador apretaba y The Land veía temblar sus cimientos.

Era complicado mejorar lo que tenían los Pacers pero lo lograron. No hicieron falta muchos fichajes y es que con solo tres caras nuevas vía agencia libre -más los rookies y los two way players- pueden considerarse como los ganadores del verano por detrás de Los Angeles Lakers que se llevaron a LeBron James. Doug McDermott, Kyle O'Quinn y, sobre todo, Tyreke Evans, llegan a la franquicia para completar un roster de muchos quilates que tiene poco que envidiar a los mejores del Este.

Con la llegada de los tres veteranos, Indiana mira de frente a Toronto y Philadelphia y puede considerarse como una de las mayores alternativas a los Boston Celtics que, ellos sí, parecen un paso por delante del resto. El equipo renovó a Nate McMillan este verano tras dos temporadas muy diferentes. En la primera, y con un equipo sin líderes claros por la falta de liderazgo de Paul George, Indiana repitió séptima plaza y cayó en primera ronda ante LeBron (4-0 tras desperdiciar 26 puntos en el tercer partido) pero el año pasado, con todo en contra y no poca gente apuntando al tanking como obligación, McMillan se sacó varios ases de la manga.

Recuperó a Darren Collison y centró a Lance Stephenson, dos jugadores que jugaron en Indiana sus mejores épocas en la liga -por algo será- pero hubo más. Hizo de Domantas Sabonis una alternativa en la pintura más que sólida, hizo que Thaddeus Young fuera el complemento perfecto y por momentos secara a LeBron James en la postemporada y añadió los tiros de Bojan Bogdanovic y el saber estar de Cory Joseph. Los Pacers completaron un buen verano a pesar de las marchas de George o Teague pero fue McMillan quien más sorprendió el año pasado. Por si fuera poco, le dio a Oladipo lo que Wakanda siempre quiso: confianza y liderazgo de un proyecto ganador.

Dipo respondió como nunca lo había hecho. Se llevó el MIP, se metió en uno de los mejores quintetos de la temporada y dijo claramente cada noche "aquí estoy yo".

23 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias fueron sus números pero más allá de ello, lideró como hacía tiempo que nadie lo hacía en ese vestuario, desde el ejemplo.

El único pero de la temporada, no por mala pero sí por escasa evolución fue un Myles Turner que ha trabajado a destajo en verano para ser una referencia interior más potente. Con un físico mucho más marcado y una mano que no permite que nadie le flote, MT33 está ante la temporada de su confirmación en la NBA. 

Y ahora la duda es, ¿por qué no? Indiana sueña. Y tiene motivos para hacerlo. 

MEJORES JUGADAS 17-18

Roster

Estadísticas

Salarios