Griezmann deja a Moyes contra las cuerdas

Un soberbio tanto de Antoine Griezmann le sirvió al Atlético de Madrid para plantear su partido en Anoeta. Los de Diego Simeone vieron al de Macon batir a Rulli antes del minuto 10 y vivieron de la renta hasta que Ferreira Carrasco mató a la Real en la contra en una jugada en la que no se señaló un claro penalti de Giménez sobre Jonathas. El delantero brasileño, al igual que Diego Reyes, acabó expulsado por protestar.

Antoine Griezmann volvía a su casa como demostraron dos detalles: los abrazos del túnel de vestuarios y su gesto serio tras marcar uno de los goles más bellos de su corta carrera. Más allá de los detalles, el de Macon permitió al Atlético vivir en la trinchera con una línea atacante situada a 40 metros de la línea de Oblak durante gran parte de la segunda mitad. La Real Sociedad, que pudo quedarse por 10 por la reiteración de faltas de Markel Bergara, jugó con más corazón que cabeza aunque no fue hasta el final cuando dio sensación de peligro.

Un tiro de Vela de lejos, córners y faltas fueron lo más peligroso de un equipo txuri urdin que se vio claramente perjudicado por la actuación de Iglesias Villanueva que expulsó a Reyes por protestar una acción tras ver la primera amarilla en la misma acción y también a Jonathas tras protestar el claro penalti del que fue objeto.

La victoria deja al Atlético cerca de los líderes de la Liga BBVA mientras hunde un poco a una Real Sociedad que visitará al Levante sin Diego Reyes ni Jonathas por sanción en un partido que deberán ganar los de Moyes para calmar las aguas.