Splash Brothers

por Sergio Andrés Chacón

Cuando uno piensa en los Golden State Warriors, lo primero que se le viene a la cabeza son remontadas imposibles, contrataques fulgurantes y sobre todo triples, muchos triples. Sin embargo la buena temporada de los de Mark Jackson se debe, como casi siempre acaba pasando, a las pequeñas cosas, a esos números que no siempre se ven en las estadísticas.

iggyAndre Iguodala es sin lugar a dudas la pieza que necesitaban. El alero, procedente de Denver, llegó este verano a la franquicia, y desde que puso un pie en el parqué del Oracle Arena nos dimos cuenta de los que significaba para los jóvenes Warriors.

No anota mucho, ni rebotea mucho, pero hace todas las demás cosas que se pueden hacer en una cancha de baloncesto. Disfruta compartiendo el balón, roba, defiende, no pierde balones, y siempre que le necesitas está. Hablamos de esos intangibles que tanto les gustan a los técnicos, Iggy va sobrado.

Mark Jackson tenía desde el año pasado toda la anotación que se puede desear, el poderío ofensivo de los Splash Brothers (Curry y Thompson), sumado al 20-10 de David Lee y a la aportación desde el banco de Harrison Barnes, forma el que es sin duda uno de los ataques más temibles de la liga, pero solo con puntos no se ganan partidos. Ahí es donde entran los intangibles de Iguodala, que junto a la intimidación de Bogut y el Basketball IQ del sorprendente Draymond Green, han conseguido elevar el baloncesto de los de Oakland al siguiente nivel.

Tras 40 partidos de temporada regular, los Warriors están sextos en el todo poderoso Oeste, con un record de 25 victorias y 15 derrotas, y su reciente racha de 10 victorias consecutivas les confiere el cartel de equipo más caliente de la NBA, la pregunta es, ¿Hasta dónde pueden llegar?

 

gsw from Revista Gradas on Vimeo.

8 Replies to “Golden State Warriors: Locura controlada”

Comments are closed.