Gasol toma La Bastilla

No es 14 de julio pero los aficionados españoles nunca olvidaremos el día de ayer. Pau Gasol tomó La Bastilla e inició la revolución española en Lille. Ante 27.000 franceses. Ante seis jugadores de la NBA más Gelabale y De Colo que también han jugado en Estados Unidos, Pau Gasol dio un pasito más hacia el olimpo del baloncesto Europeo tras acabar el partido con 40 puntos. 40 puntos en un choque en el que todos sus compañeros juntos fueron incapaces de anotar más que él e hicieron lo propio: anotar 40 más. El pívot de Sant Boi fue el encargado de ejecutar una remontada épica pero la inmensa defensa de España permitió al equipo dar la vuelta a un choque que parecía perdido.

Y es que Francia lo tenía todo de cara. Los tres encargados de impartir justicia lo hacían de aquella manera. “Pesa el pabellón”, dijo un políticamente correcto Pepu Hernández en la retransmisión y tenía razón. Desde el principio pesó. Con ninguna decisión escandalosa en los cuarenta minutos de partido pero sí con pequeños detalles que podían minar la moral de cualquiera. Pero no de España.

Con un triple abierto de Gelabale tras un rebote desde el suelo de Parker, Francia se ponía nueve arriba en el último acto (52-61). Entonces despertaría España. Gasol dio un auténtico recital hasta el momento pero lo que le hizo en el último cuarto a Rudy Gobert es para verlo una y otra vez. Si hace un año el pívot de los Jazz fue un coloso infranqueable para España, Gasol le dio una lección de todo ayer por la noche. El joven pívot galo se quejó del arbitraje a pesar de que pudieron señalarle más de las cinco faltas que se le pitaron. Incluyendo una clara y decisiva en la última jugada del cuarto cuarto cuando taponó un tiro de Gasol…mientras le agarraba de manera evidente.

El partido comenzó con nervios por ambos lados. Francia se los sacudió antes y consiguió las primeras ventajas tras un mate de Batum y un triple de Gelabale. España respondería de la mano de Gasol y Sergio Rodríguez que anotaría un triple sobre la bocina para poner el marcador en solo dos puntos de desventaja. En el tercer cuarto, Francia conseguiría un +6 que activó a España. Se pasó del 25-31 al 32-31 tras un triple de Rudy Fernández en el penúltimo ataque español del cuarto. Solo una canasta posterior de Francia les daría ventaja antes del descanso. El inicio del tercer cuarto terminó de desactivar a Nikola Mirotic y de activar al plan B, otro junior de oro, otro interior. Responde al nombre de Felipe Reyes y es el pívot bajito más grande que jamás se verá. Mirotic se fue del partido tras recibir innumerables golpes en entradas a canasta que no fueron señaladas para su frustración. Tras un afortunado triple de Lauvergne, por encima de Gasol y a tabla, Francia se puso 40-51 y vio el pase a la final a un paso. Aún quedaban 2:17 del tercer cuarto.

España consiguió ponerse a seis pero un pick and roll con De Colo le sirvió al interior de los Nuggets para poner el +8 antes de los últimos diez minutos con una plástica bandeja frontal. Entonces sí España se puso el mono de trabajo. El triple de De Colo que puso +9 a los de Collet fue la muestra de la defensa de España. Y es que Francia no encontró tiros cómodos mientras Gasol iba recortando la distancia poco a poco hasta darle la vuelta a la tortilla. Primero una bandeja de Sergio Rodríguez y después una gran acción de Gasol con Gobert pusieron el +3 de España antes de que Batum anotara un triple de especialista y forzara la prórroga. Gasol pudo evitarla pero su acción fue taponada en falta por Gobert.

La prórroga siguió por los mismos derroteros. Cada canasta costaba sangre y por eso se llevaron la mano a la cabeza más de una vez los españoles ante la facilidad de los trencillas para llevar a los galos a la línea de 4,60. Desde los libres, Parker falló dos veces con 70 iguales y poco después Diaw fallaría una vez para poner solo tres arriba a Francia. España no lo perdonaría y acabaría el partido con un parcial de 8-0 finalizado con dos mates de Pau Gasol que le dejaron en 40 puntos.