Muguruza WTA Pekin

La hispanovenezolana Garbiñe Muguruza se llevó el WTA de Pekín en la final frente a la suiza Timea Bacsinszky, una de sus víctimas en la carrera por la final de Wimbledon de este año. Muguruza volvió a vivir contracorriente y aunque en esta ocasión no tuvo que remontar set alguno sí que tuvo que levantar un 2-5 en contra en la primera manga.

La número 5 de la WTA comenzó el partido de manera inmejorable rompiendo el primer saque de Bacsinszky pero no pudo evitar el contrabreak de la suiza que se llevó los tres primeros saques de Muguruza para ponerse con un claro 2-4 que refrendó con su saque para ponerse 2-5. Entonces despertó Garbiñe Muguruza. 3-5 desde su saque, 4-5 desde el resto, empate con su saque y tremenda remontada hasta el 7-5 final con el que se cerró el set en 54′ de juego.

El segundo set comenzó muy de cara para Bacsinszky que ganó su saque y rompió el de Garbiñe para el 0-2. La quinta mejor raqueta del circuito WTA se levantó con un contrabreak que derivó en un duelo a cara de perro con cada una llevándose su saque. Muguruza se adjudicó el noveno juego del segundo set, el juego clave. En un juego apretado y con 40-30 a favor, Muguruza se llevó el juego lo que le permitía ganar el WTA de Pekín desde su saque, algo que Garbiñe no desaprovechó.

Muguruza se queda a un solo punto de María Sharapova y mañana será la número 4 de la WTA tras un final de temporada espectacular después de un decepcionante calendario después de la final de Wimbledon. Llega en forma a Singapur donde se encontrarán ocho de las nueve mejores raquetas de la WTA y donde la ausencia de Serena Williams abre mucho la disputa por el torneo de las campeonas.