Game over, Derrick

rose butler

Se acabó la temporada para Chicago. Si el año pasado ya dieron síntomas de una apatía que nos privaba de ver a uno de los mejores equipos del Este a pleno rendimiento lo de este año ya ha rozado lo dantesco. Los Bulls se diluyeron como un azucarillo tras la lesión que privó a Jimmy Butler de ser All Star y cayeron en una dinámica de la que no han podido salir.

Es cierto que las lesiones han vuelto a maltratar a los de Illinois (Butler, Rose, Noah, Mirotic) pero el fracaso de Fred Hoiberg es estrepitoso y está a solo unos meses de hacer que Pau Gasol salga de la ciudad del viento en busca de un tercer anillo…o de un equipo que de verdad le permita aspirar al mismo. Los Bulls comenzaron la temporada con más caras que cruces pero dejando sensación de ir con el freno echado en muchas situaciones. Todos los focos apuntaron pronto a Jimmy Butler y es que es ya el hombre franquicia del United Center y lo es por méritos propios.

Los Chicago Bulls se pusieron 22-12 en enero tras ganar a Boston y llegaron al break del All Star 27-25 y sin Butler ni Mirotic

Esos méritos que, siguiendo una lógica muy de NBA, darán con Derrick Rose lejos de la ciudad que le catapultó a ser el MVP más joven de la historia antes de que la historia se cebara con él y sus rodillas. El base de la Universidad de Memphis ha completado ya dos temporadas sin lesiones de consideración -sin tener que decir adiós antes de tiempo que lesiones ha tenido de todos los colores- y se han cumplido los presagios más pesimistas. A la pérdida de esa velocidad que le hacía única se unen sus problemas de tiro y que alguien ha ocupado el trono que antes nadie se habría atrevido a discutirle.

Con Joakim Noah y Pau Gasol como agentes libres, el panorama para los Bulls es desolador. Derrick Rose ha promediado 16 puntos, 4,7 asistencias y 3,4 rebotes por partido en una temporada que ha acabado antes de tiempo y con 66 partidos para él. Son buenos números -obviando que se le sigue atragantando la distancia y ha dejado un 29% este año- para un buen jugador como es él pero claro, viene de donde viene. La situación de Rose es muy típica en la NBA cuando un jugador estrella ve a otro más joven coger su sitio pero claro, el problema es que Derrick tiene todavía 27 años y no debe ser plato de buen gusto. Este año ya se han aireado sus desavenencias con Jimmy Butler y ahora mismo el 21 es el líder, el jugador total de los Bulls por lo que Rose tiene que asumir su rol de colíder o abandonar la franquicia como una gran moneda de cambio, que todavía lo es.

Butler es uno de los mejores two way players de la NBA y Chicago debe construir un proyecto sólido con él como estrella

Porque Butler es, por encima de todo, un jugador importante en ambos lados de la pista. Un two way players de los que cualquiera querríamos tener en nuestro equipo. No en vano la NBA le eligió como uno de los 10 mejores en esta faceta y eso es mucho decir.

Butler ya dio un tirón de orejas a Rose antes de empezar la temporada y la situación ha debido ir a peor por lo que la situación parece insostenible y este mayúsculo fracaso que ha supuesto el año en los Bulls puede precipitar los acontecimientos. La era de Rose en Chicago se acabó, es el turno de Butler.

De más a menos

Los Bulls empezaron el año con aire fresco. A un baloncesto práctico y que ganaba se le sumaba la aparición de una rotación que Thibodeau maltrataba y limitaba a ocho jugadores. Doug McDermott o Bobby Portis han sido las caras más positivas de la temporada en el United Center. La cruz la ha escenificado el año 2016 en sí.

Noah promediaba 4 puntos y casi 9 rebotes. No estaba en su mejor campaña pero se lesionó el 15 de enero con los Bulls en una derrota contra los Mavs que dejaba a los Bulls con 23-16 y como uno de los candidatos a ser cabeza de serie del Este. Se perdieron seis de los siete partidos previos al All Star Game y los Bulls agradecieron el parón a pesar de llegar con la lesión de Mirotic que minaba un poco más la moral a los suyos. El internacional español se ha perdido 18 partidos este año, Dunleavy 50, Noah 53, Butler 15 y Pau solo ocho. Las lesiones les han lastrado pero la sensación de Chicago nunca ha sido buena.

Los rumores del traspaso de Rose sonaron a April Fools pero habrá que estar atento a lo que dice Wojnarowski este verano. Rose no es el que era…y Rose debe ser traspasado.