Mucho se ha hablado de un posible lavado de cara de los Oklahoma City Thunder para la próxima temporada. Recientemente, periodistas americanos relacionados con la franquicia han compartido en sus redes sociales lo que podrían ser las equipaciones, el logo y el parqué del Chesapeake Arena a partir de la 16-17.

El actual logo de los Thunder ha sido elegido en varias encuestas como el peor de la liga. Muchas de las críticas señalan que es más propio de un equipo de la Liga de Desarrollo, por su aspecto simpático y familiar, que de la NBA.

La franquicia, junto con Nike, apuntaría presuntamente en dos direcciones para elegir la nueva imagen: la tormenta (como hasta ahora) o elementos del patrimonio del Estado; lo que parece descartarse es la aparición de la figura animal. Este patrimonio se vería representado en la industria energética y en los indios americanos, puesto que Oklahoma se convirtió en el principal bastión de nativos tras la colonización del país.

La gama de colores sería la siguiente: negro y dorado por el petróleo -debido a que durante décadas se ha conocido a esta sustancia como el ¨oro negro¨- beis que representaría el trigo y blanco propio del color del algodón, todos ellos productos familiarizados con el Estado. El homenaje a los nativos americanos estaría representada con una pluma en sus logos, que también aparece en el escudo de la bandera de Oklahoma.

Los Thunder trabajan de la mano con Nike para elaborar una imagen rompedora en la NBA. La multinacional renovó a la estrella del equipo, Kevin Durant, en septiembre de 2014 por 300 millones de dólares en 10 años, a pesar de los cantos de sirena de Under Armour. Este verano tendrá que firmar también un nuevo contrato, en esta ocasión para decidir en qué franquicia seguir maravillando con su baloncesto. En Oklahoma esperan que la nueva imagen sirva para ilusionar al alero, y siga jugando para una afición y una comunidad, a la que ha reconocido que ama en más de una ocasión. A buen seguro que muchos celebrarían la renovación haciéndose con alguna de las nuevas camisetas, para delirio de Nike.